Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 1:23 pm

El puerto de Lanza del Sol, capitál de Dorne. No era exactamente lo que esperaba. ¿Pero qué podía esperar de un puerto del sur? Puerto Blanco, elmás cercano y conocido en las tierras que lo vieron nacer, en el Norte, se había pasado casi todos los años que recordaba prácticamente desierto, las aguas habían estado casi heladas y los barcos se podían desplazar poco y mal. La llegada de la primavera parecía haber mejorado las cosas. al fin aquella ciudad había dejado de ser un fantasma blanco con barcos encallados. Por ese mismo milagro había podido partir ya que el viaje por los caminos habría sido mucho más largo y prácticamente imposible de realizar. Tal vez no habría llegado vivo a su destino pues con el final del Invierno los corazones de los habitantes de Poniente parecían haberse calentado y recuperado el hambre por la guerra, el poder y la sangre.

Pero era mejor no pensar en ellos si no en lo que ofrecía Lanza del sol a primera vista: un puerto concurrido y en pleno apogeo ya que la nieve nunca llegaba a Dorne y prácticamente todo el comercio maritino de todo Poniente y todo Essos llegaba a esta ciudad que se encontraba engalanada para el acontecimiento que iba a tener lugar. El resultado era un tráfico marítimo tan concurrido que no esteba llegar a tomar tierra hasta la mañana siguiente y eso si no decidían ñlos señores de las Arenas enviar a que hundieran su barco y lo apresaran por ir en él. Esperaba que el gris Stark les hiciera pensar en un posible acercamiento de posiciones. Aunque por otro lado el estar allí presente era su propia decisión y no la de nadie más. ¿Lo consideraría un desafío su hermano y señor o habría captado la idea de tener cerca a los amigos pero mucho más a los enemigos? Tampoco le habían impedido la marcha asíq ue esperaba que a su regreso, pues pensaba regresar, su hermano lo recibiera con las brazos abiertos y no con los puños cerrados.

Lo sentía por los hombres que lo acompañaban y por el mismo, no sólo por todo aquello que pudiera suceder al regresar al Norte si no por el insoportable calor de aquella región. Las pieles y capas con las que partieron de Invernalia no servían ni como lecho improvisado, menos cuanto más se acercaban al sur. algunos hasta habían pensado tirarlas al mar en más de una ocasión, pero como símbolo de su origen y parte de ellos mismo las habían puesto todas en un rincón de la bodega del barco. Por lo tanto hizo falta usar ropa más ligera de los baules que portaban ya que si paraban a comprar y se extendía el rumor del rumbo del barco y sus tripulantes esa posible que no hubieran llegado a su destino.

Y hablando del destino, de alguna forma se logró que el barco encontrara un hueco en uno de los muelles cercanos a la Torre del Sol, hogar de los Martell y donde parecía que iban a ser, al menos, recibidos. Aunque del puerto a la fortaleza podía pasar cualquier cosa. Atracaron y los hombres prepararon el barco para su estancia en el puerto y descargaron todo lo necesario. No le permitieron bajar hasta que todo estubo listo, relisto, inspeccionado y comprobado más de una vez. Finalmente fueron abuscarolo y lo rodearon, uno de ellos tomo un estandarte plateado con el lobo huargo, la única insolencia que se había permitido, pero no llegaría a una celebración como aquella como un desconocido y asustadizo muchacho. No era el Lord de Invernalia, pero si portaba su apellido por derecho de nacimiento.

No habían salido de los muelles cuando encontraron el primer problema. Aunque no era exactamente un problema, simplemente un encontronazo con otra comitiva con sus propios estandartes: el azul y blanco con el águila. los dos grupos se pararon frente a frente sin moberse ni hablar. Despacio se abrió paso entre los hombres para estar a la cabeza y mirar al otro grupo y alzando la voz se dirigió a ellos.


- ¡Tengo el honor de estar frente a Lord Arryn! - lo mismo no era así y simplemente estaba ante otro delegado u otro miembro de la familia gobernate del Valle. Sólo el tiempo se lo diría, salvo que aquello fuera la desafortunada trampa que había estado esperando desde que salió de su hogar.


Última edición por Rickard Stark el Dom Sep 16, 2012 9:28 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 5:40 pm

La llegada al puerto fue de lo más sencilla por mucho que el movimiento de barcos fuese incesante. Era lo bueno que tenía ser un Lord influyente en Poniente, y haber avisado de la llegada claro, apenas la barcaza llegó al puerto se abrió un camino directo que le llevo a amarrar el gran barco con bandera azul celeste, y el símbolo representativo de los Arryn.

Lord Arryn ya esperaba en la proa del barco esperando a que todo estuviese preparado para poder pisar tierra firme de nuevo, de poder bajar y visitar el septo de Lanza del Sol, aunque aquella era uan tierra de paganos...

Tan pronto sus hombres formaron para protegerlos en el camino dos banderas se enarbolaron en lo alto sujetas por dos fornidos soldados, en una un creciente y un halcón de plata en campo de azur que representaba la Casa Arryn en la otra un campo de gules con diamantes blancos que representaba a la Casa Hardyng y que iba representada por Lady Ryella.

Pero no llegaron muy lejos antes de que sus banderas chocaran con otra, la gris con un huargo de fondo, indudablemente la Casa Stark estaba allí aunque no se podía creer que fuesen tan locos como para meterse entre en el enemigo, antes de ver de quien se trataba rezó una leve plegaria mirando a los cielos por el alma del pobre insensato que había acudido al infierno. Sin duda eran hombres bravos, valientes... idiotas.

Cuando sus hombres se cerraron como un abanico pudo ver a un hombre esbelto entrado en la treintena, no reconoció a Brandon pero sin duda aquel hombre era su hermano pero éste lo reconoció y le correspondió con una sonrisa pícara y amarrando fuertemente su libró a un costado se giró hacia la joven dama y la mitad de sus hombres partieron pasando de largo sin parar ante el huargo, mientras Lord Arryn se acercaba un par de pasos - Y sin duda yo tengo el honor de estar frente al joven de los grandes huargos. - hizo un cortés saludo y continuo hablando - Creo que usted está entre una de esas personas que jamás esperaría encontrar aquí. Pero sea por valentía o por honor me alegra veros por estos lares mi señor. -

Le miró como miraba a los libros, leyendo sus gestos, sus miradas... leyendo sus palabras.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 18, 2012 1:16 pm

Bar´Talec en un vuelo de reconocimiento recorrió el puerto antes del amarre del Aes Sedai, la joven señora de Tor, dirigía la maniobra de entrada de su nao capitana, que se dibujaba impresionante entre los barcos amarrados de los invitados a la boda. El navío insignia de la casa Jordayne llamaba la atención, extraordinario, alegre en su movimiento, elegante como un suspiro, era como una delicada damisela deslizándose por las aguas, suave de timón, fácil de maniobra, encajó su cubierta en el hueco asignado a la representante de comercio de los Martell, nada era comparable al movimiento del mercante, y ella disfrutaba de la expectación de su llegada.

Vestida con un jubón hasta la cadera, pantalones enfundados en unas finas botas de piel de venado, y su melena al viento, Céfiro, sonrío, volvía a su amado Dorne, en una fecha que debería ser feliz para su príncipe, para muchos, excepto para alguien que consideraba como un padre, y no se nombraba. Helena hacía equilibrios, balanceándose elegantemente sobre el bauprés que se proyectaba sobre el mascarón en forma de yinn del desierto, recordó como la regañaba su padre, la cara pálida de su madre al verla trepar por las cuerdas, las velas y caminar en equilibrio como un funambulista en la cuerda floja, una leve gesto de tristeza recorrió su cara, ¡malditos Greyjoy!, llegará el día que contemplaré ver pasar vuestros cadáveres por mi puerta, bueno, mejor ver como flotan devorados por tiburones, mientras vuestras naves se hunden arrasadas por el fuego.

La joven bajó a tierra, con rapidez, ordenó que se amarraran los otros dos barcos.

Samash, dijo a su doncella, busca un lugar donde darme un baño, para cambiarme antes de llegar a Lanza, Petar, ordenó a su segundo de abordo, lleva lo que traemos, cubierto con paños, cárgalo, son preciosos y son un regalo muy especial que alegrarán a nuestra nueva princesa, en un buen carro, que no se desvié del camino, y con abundante agua para refrescarlos.

Helena sonrió, mirando a sus tres navíos, habían sido más de cuatro meses alejada, por Essos, por lugares desconocidos para los demás, pero grabados en su memoria, largas horas de estudio con su padre para que no se perdieran, conocimientos que le llevaron a la muerte.

Miró al animal, el animal era el perro más grande que había visto en su vida, era precioso, aunque a Bar´Talec, no le hacía gracia el bicho en cuestión, así que mantuvo la distancia desde los cielos. Helena supo que no era un chucho normal, cuando vio las insignias de los Stark, desde luego el que viniera en representación de ellos tenía de pelo en pecho y mucho valor para meterse en las arenas movedizas de Dorne. Sin embargo otra ruido puso nerviosa a su yegua, un moviento de hombres rodeando a otro caballero… en la proa de otro navío ondeaba la insignia de los aguiluchos, buscó a su halcona, por si traían alguna rapaz, un silbido y la preciosa, pequeña y ágil peregrina, en una caída libre se posó en el hombro de su ama, con un claro chillido.

La joven señora se acercó a los hombres que ya hablaban, con las riendas de su yegua, ya calmada en sus manos. Mi señor Arryn, Stark, a falta de uno de mis príncipes, bienvenidos a Dorne, os aconsejo señores que busquéis un lugar donde cambiar vuestras abrigadas vestiduras, hace más calor del que pensáis, les dijo con una sonrisa
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 19, 2012 7:22 am

Espero amable y sonriendo hasta que el señor del Valle llegó a su altura esperando que así se callaran muchas voces sobre el comportamiento norteño. Fue una auténtica lástima que nadie más estuviera para contemplarlo. - Y si mi vista y memoria no me falla debo de estar ante el mismísimo Lord Athys Arryn. Curiosa y agradable coincidencia la de toparme con vos en este puerto. - aunque le había parecido demasiado pomposo eso de referirse a él como el segundo de los grandes. Si la intención era la ofensa la descartó enseguida ya que sabía perfectamente su lugar en el Norte, algo que aceptó desde su nacimiento y que al parecer también resultaba extraño en esas tierras e incluso en otras debido a sus hazañas en campos de batalla, para él era lo mínimo que podía hacer y nada que ver con su situación en la herencia del Norte.No creo que sea ni lo uno ni lo otro mi señor. Simplemente acudo al enlace entre dos grandes casas en representación de la mía. - no era idiota si no plenamente consciente de las palabras, miradas y otros gestos que recibiría en esa ciudad durante esta visita debido a los acontecimientos que estaban teniendo lugar por el choque entre los Stark y el resto de Poniente. - Aunque por otro lado el que debería sentirse honrado por vuestra presencia y el intercambio de palabras soy yo milord. - y volvió a sonreír levemente. - ¿Qué nuevas hay en el Valle? - y las noticias fueron las que portaba la dama que se acercó a ellos.

Para no variar en cuento escuchó el timbre de voz propio de una mujer se puso algo tengo, algo que sus hombres notaron y que ya sabían por otros encuentros de esas características. Alguna sonrisa escuchó a su espalda que inmediatamente recibió una mirada fulminadora por parte del Stark. Al principio s elimitó a asentir a las palabras que ella pronunció, pero tras humedecerse los labios con la lengua decidió que debía hablar.
Muchas gracias mi señora… - no supo cual podía ser su apellido ya que no vio o no se fijó en ningún estandarte. - Espero que los señores de Dorne compartan la bienvenida. – [i]en el fondo no lo tenía claro y al mismo tiempo debía ser esa su forma de actuar por mucho que quisiera que su visita fuera pacífica si se encontraba con que era tratado como Stark y no como Rickard, un hombre del Norte, para él todos sería sureños, independientemente de apellido, ciudad o región de nacimiento.

Se quedó desde entonces en silencio, respetuoso, pendiente de lo que sucedía, de la conversación y los alrededor por mucho que sus hombres estuvieran para protegerlo y también permanecían vigilantes era receloso de su seguridad. Casi nadie parecía reparar en el curioso trío ni en los estandartes ni en lo que hablaban. Asentía y sonreía a los comentarios apropiados de sus acompañantes aunque más pendiente del Arryn que de la mujer más que nada por su problema y el temor a hacer el estúpido por mirar hacia ella, por quedarse mudo o tener problemas para entonar las palabras. Fue en mitad del diálogo cuando saltó con la idea del calor. - Muy cierto es mi señora que la temperatura de Dorne es superior a la que esperaba. ¿No les importará que nos desplacemos hacia un lugar con sombra?

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 25, 2012 10:20 am

Sonrió y asintió con la cabeza, él era Lord Athys Arryn... Señor del Domino ¿quién no lo iba a conocer? pero su orgullo no sobresalía en sus gestos - Los Siete así lo han querido, Rickard... o quizá los Antiguos Dioses, en cualquier modo es agradable encontrarse con hombres de honor. - Y si las noticias y habladurias eran ciertas sin duda aquel hombre era uno de los más grandes de Poniente en batalla así que sería mejor tenerlo cerca... y de su lado - Es bueno saberlo. Sin duda será una sorpresa que honra a los huargos. -

El Valle... sin duda mejor que hace siete años, pero sin duda las aguas estaban revueltas, tanto en el Valle como en todo Poniente, cuando un terremoto agitaba al reino todas la regiones se resentían - Sin duda hemos vivido tiempos mejores, pero también peores... ya me entiende. - Se encogió levemente de hombros - Me gustaría tener una reunión con usted, ansío saber del Norte y de su hermano, pero aquí hay demasiados oidos... - quería saberlo todo sobre la idea que tenía su hermano del Norte, ¿qué pensaba hacer en el futuro?

Pero sin dar más tiempo a los hombres una joven montada en una preciosa llegua y un halcón en su hombro apareció ante ellos. No era dificil para ella el reconocerlos pero por desgracia no había tenido la cortesía de presentarse, evidentemente no era una criada ni una enviada por el príncipe de Dorne, pero no sabía quién podía ser la joven. No hizo reverencia y miró con un gesto de incertidumbre a la mujer pero la saludó con toda amabilidad - Un placer conoceros mi señora, aunque éste sería completo si tan bella representante nos brindase su nombre. - la sonrió y dejó un añadido - Me temo que tanto nuestro Stark como el presente Arryn son hombres de norte y montaña, tiene razón al solicitar un lugar fresco para poder habar tranquilamente. -

No tenía problemas por que el Príncipe no estuviese allí, se iba a casar y sabía que pronto lo recibiría, era el señor del Valle... demasiado importante para esta guerra como para hacerle feos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 30, 2012 11:30 am

La joven señora de Tor, bajó los párpados sonrojada. Disculpadme señores, Lord Arryn, Ser Stark, soy Lady Helena Jordayne, señora de Tor, uno de los puertos de Dorne, mi casa es el hogar de comerciantes, y marinos desde hace muchos siglos. Encantada de recibiros, a falta de los Príncipes. En estás tierras suelo ocuparme de las transacciones económicas y el comercio.

Pese a su juventud, la dama era muy prudente, como había aprendido de sus padres, y, posteriormente de su maestre y castellano. No comentó nada sobre sus magníficos astilleros y su capacidad de diseño, la prepotencia no era una de sus características, y si la discreción. No habló de sus conocimientos sobre la navegación, y menos tras ser la causa de la muerte de sus familiares, pese, a lo que ella intuía que fueron terribles torturas, por negarse a revelar sus rutas, rutas de las Islas de Verano que eran un secreto familar.

Si mis señores, aceptan, mi invitacion, puesto que estáis en mis tierras, mientras se solucionan, los típicos problemas de amarre de vuestras embarcaciones, se os asigna un lugar, y escolta para protegerlos, espero que aceptéis mi propuesta, para refrescaros, tomar uno de nuestros afamados tés o uno de nuestros afrutados caldos, no tan famosos como los de Rejo, pero, sin duda muy exquisitos.

La joven se volvió mirando a uno de sus hombres, Malik, encárgate que el práctico del puerto, y los funcionarios, aligeren las gestiones, en mi nombre, así como tengan a bien adjudicar una protección para los navíos de nuestros invitados, que se pongan en contacto con los hombres que designen estos caballeros. Cuando terminéis, estaremos en la Sonrisa de la Yinn.

Helena hizo una reverencia, exquisita, mis señores, ¿desearían acompañarme?, los trámites suelen ser tediosos, mejor en un lugar fresco, y junto a una buena bebida.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 04, 2012 2:52 pm

Rickard mostró su cara más amable para el señor de los ríos, su vecino. sonreía, atendía, asentía sin meterse en más asuntos ni con más profundidad hasta que el otro hombre acabó de hablar. En ese momento pensó en los hombres que los acompañaban a ambos. Allí de pie, esperando, parados por ese tipo de tonterías que eran propias de los nobles. Él era un Stark, pero era un guerrero como ellos así que ponerse a socializar comprendía lo molesto que podía ser, más en un lugar como aquél tan distinto a su hogar. - Creo que la culpa de este encuentro debemos echársela a la Casa Martell y a la Casa Targaryen por el enlace de sus hijos. - terminó medio riendo por la forma en la que se había expresado ya que no pretendía realmente culpar a nadie pero si dejar el tema de las creencias que tantas diferencias causaban entre los habitantes de Poniente. - Es un buen encuentro. Eso es todo. - regresó a la sonrisa amable.

Asintió despacio pero seguro.[/i] - Estaré encantado de reunirme con vos. Aunque debo añadir que ciertos temas sólo pueden ser tratados con Lord Stark. - remarcó la palabra "Lord" pues aunque él fuera el que estaba presente en la boda no era el Señor del Norte. Se volvió a la joven dama de Dorne, la volvió a estudiar con detenimiento y siguió actuando como siempre delante de las damas sin importar su origen: callado, apartado, casi indiferente o cortado por su presencia. Seguía siendo necesario ese comportamiento. Por lo tanto escuchó a la dama hasta el final y luego miró al Arryn. - Después de vos mi señor. - supuso que el otro hombre aceptaría tal invitación como muestra de gratitud de un gran señor a la oferta de la mujer. Por su parte la aceptaría, cualquier tipo de oferta si incluía un poco de sombra.

Miró a sus hombres y asintió cuando empezó a dar órdenes la mujer. Algo que tan al sur era normal, pero que en el Norte no entendían, por suerte el Stark había leído suficiente como para saber las distintas costumbres de Poniente, tal vez muy por encima y de forma básica. Aunque las caras largas era más por lo de la escolta de otro lugar y más teniendo en cuenta como podía ser su presencia en el lugar.
- Mi señora, no quiero importunaros pero preferiría conservar a algunos hombres de mi lado. Prometí que verían los palacios de Lanza del Sol y no quiero despedirlos tan temprano. - [i]a continuación asintió al ofrecimiento pero esperó. No pensaba abrir la marcha.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 06, 2012 4:40 am

Sonrío ante la ocurrente respuesta de Ser Rickard, aunque cierto resultaba de los más gracioso que uno diese las gracias del encuentro a una divinidad y otros a seres terrestres de dudable reputación.

- No se preocupe Ser, no quiero comprometerlo a nada. Simplemente quiero saber la nuevas de las tierras de los huargos. - le sonrió pero tampoco dió tiempo a más cuando la mujer ya estaba allí.

- Encantado Lady Helena. - era la Señora de Tor, lo cuál la situaba en un buen escalafón de Dorne... y más si los estaba recibiendo allí.

Después escuchó todo lo que tenía que decir las órdenes y demás. Él había dejado su propia escolta en el barco pero que hubiese más espadas guardándolos no era mala señal - Por supuesto, es una invitación irrechazable. - y de verdad que lo era. Por fin podría ponerse a cubierto y refrescar el gaznate - Gracias, Ser. - Añadió al Stark ante su gesto de cortesía pasando delante de él y siguiendo a la señora de Tor hasta aquella embarcación en la que podrían charlar más tranquilamente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 13, 2012 2:51 am

Empujó con suavidad la puerta que se había tras el pequeño hall, levemente iluminado, se giró un momento para hablar con los caballeros, tened cuidado señores, vamos a descender, y los escalones, horadados en la piedra caliza, han ido sufriendo el paso del tiempo y están desgastados, creedme que merecerá la pena.

Tras bajar una quincena de escalones se abría una caverna se amplia cúpula, en el amplio panorama se podía ver a numerosos marineros, comerciantes, algunos dicharacheros que se movían a ritmo de un corazón que palpitaba raudo, que hacía parpadear todo sus cuerpos, inflamados por la fiebre de una conversación animada. El descenso nos condujo a una multitud de colores, olores, aromas, donde un bardo tocaba una antigua canción de marineros, sirenas y monstruos.

Una de las doncellas barría una esquina propicia, donde otra retiraba una serie de platos y vasos vacíos con algunos restos de comidas. Helena hizo una seña al tabernero, indicándole que ocuparían esa mesa. La especialidad de las islas es el pulpo, que se cocina de muchas formas y variedades, aderezado con especias, con las que comerciamos y que pocas veces llegan al continente la taberna albergaba un grupo de gente variopinta que devoraban y bebían. Anika sirve a estos hombres los que deseen, yo quiero un té caliente, miró a los caballeros, os lo aconsejo, es la mejor forma de combatir el calor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 19, 2012 10:36 am

Sonrió afable. Siempre le resultaba curiosa la forma en la que los otros señores le trataban como hermano del Lord del Norte, más ante las recientes polémicas que le hacían sentirse inseguro en el lugar donde estaba - No os preocupéis mi señor, será todo un honor y un placer mantener una conversación con vos.

Tal y como fue requerido comenzaron a desplazarse y aunque la idea de visitar una taberna de Lanza del Sol le era poco agradable debido a los rumores de que estas no eran más que un conjunto de sótanos llenos de vapores, licores y placeres que no eran adecuados a la presencia de una dama. No pudo rechistar, dejar de lado la amabilidad de su anfitriona iba a ser de todo menos adecuada.

Y efectivamente el lugar estaba en un sótano, si bien no mostraba las otras cualidades que había odio. Bajar los escalones hasta fue gratificante ya que no solo estaba el permanecer en la sombre si no que la humedad hacía el ambiente más agradable. Tuvo que conceder una sonrisa a sus acompañantes así como a los que regentaban el lugar. Peor el próximo día debía cuanto menos comprar ropa más ligera, la del norte no era adecuada para este lugar.

Lo suyo nunca habían sido los actos sociales, más allá de la sala del consejo de Invernalia. Por lo tanto dejó a la dama explicarse libremente. - Lo cierto es que ni había ido hablar de ese manjar ni que fuera la especialidad de la casa. Por otro lado no puedo negar que estoy hambriento así con el permiso de ambos me atreveré a pedir una ración para mí. si gustan se podría ordenar una mayor. sobre la bebida tal vez peco de ignorante pero una buena cerveza fría calma el calor en cualquier cuerpo. - con eso dio por hecho que su petición.

Bebió y comió, tal vez demasiado y demasiado rápido, por ello, cuando estuvo satisfecho se despidió de sus acompañantes y salió de aquella tarberna. Por suerte fuera algún que otro soldado amable decidió llevarlo hasta el palacio donde iba a estar alojado.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Del mar a la arena [Athys Arryn y Helena Jordanye]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.