Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Thyia • The Savage •

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Thyia • The Savage •

Mensaje por Thyia el Dom Jun 09, 2013 12:43 am



Thyia
Puedo hacerlo yo sola. ¿Acaso me ves, pidiendo ayuda?



Datos Básicos

Nombre completo:Thyia.
Apodos: Ninguno hasta el momento..
Edad:23 años
Lugar de Nacimiento:Desconocido (Aun no lo sabe).
Clase Social: Bastarda..
Ocupación: Cuidadora de bestias.
Orientación Sexual: Heterosexual
Armas: Arco & Daga


Descripción Psicológica

Descripción Psicológica: Thyia podría describirse en tres palabras. Terquedad, orgullo y Fuerza. Y no es que siempre vengan en ese orden, pero si es muy peligroso cuando están esas tres cosas juntas. Desde pequeña la vida le hizo saber que no tenía que depender de nadie para poder sobrevivir así que desde muy chica ha sido una mujer independiente que no deja que nadie le diga que hacer o como hacerlo. Su terquedad es posiblemente el mayor de sus problemas porque cuando algo se le mete a la cabeza, no hay poder humano que le impida salirse con la suya. Muchas veces cueste lo que cueste. Más lo que siempre la ha mantenido fuerte y tan decidida, es su orgullo. No podría conocer a persona más orgullosa y obstinada que ella, aun así se esté muriendo de hambre jamás se rebajará a rogar por un pedazo de pan. En ocasiones puede llegar a ser muy enojona, pero usualmente sus enojos duran no más de 5 minutos. No suele confiar en la gente, solamente en los animales. Más bajo todo aquello, es alguien que no se deja influenciar por la codicia o el insano deseo de poder. Aunque no le temblará la mano al imponer su justicia.
Habilidades de Combate:
• Habilidades con el arco.
•Empatía animal.
•Sigilo.

Virtudes: Tenaz, no le teme a la muerte, empatía, llega a ser gentil e incluso servicial si la agarran de buenas. Dignidad, lealtad y severidad, sobretodo consigo misma. Es bastante observadora y eso le ayuda a prender muchas cosas con facilidad.
Defectos: Terca, impaciente, voluble, vengativa y muy orgullosa. Sin mencionar, que carece de muchos modales.
Gustos: Agros. El olor de la tierra y la vegetación justo luego de una lluvia. Los animales, sobre todo los caballos por los que siente una gran empatía. Acertar en un tiro. Escuchar historias y crear las suyas propias. Trepar arboles y nadar por la noche.
Disgustos: Agros. Que le den la contraría. Que las cosas no salgan como ella quiere y sobretodo equivocarse. Tener que seguir órdenes. Necesitar de alguien. No poder hacer todo por sí sola. Las demostraciones de poder con arrogancia. Todo aquel que maltrata a un ser indefenso. (Entiéndase en animales, el ser humano no es mucho de su incumbencia.)
Manías,Fobias u Enfermedades: Hablar con la boca llena, interrumpir a la gente, decir maldiciones. No tiene una completa fobia, pero si odia los truenos. Hasta el momento, a sus cortos 23 años no padece ninguna enfermedad. Más no conoce a sus antepasados para decir que está libre de cualquiera.




Datos Biográficos

Familiares: Ninguno que ella conozca, pero no descarta la posibilidad de encontrar alguno.
Historia: Thyia es una chica no es una chica con muchas ambiciones, la vida misma le ha enseñado a que no pertenece en ese mundo de nobleza o riquezas. Siendo ella misma arrojada al bosque donde los depredadores o los salvajes se encargarían de desaparecerla. Aquel acto cayó en manos de una nodriza sin escrúpulos la cual recibió una buena cantidad de oro para hacer desaparecer a la pequeña de aquella casa noble. Por azares del destino, la pequeña no fue devorada por los animales salvajes, pero fue encontrada por alguien peor incluso de quien intento deshacerse de ella.
Fue criada por el dueño de un burdel que solo veía en las mujeres instrumentos para hacer riquezas, y cuando vio aquellos orbes azules como el cielo mismo, supo que aquella pequeña sería su más preciada adquisición. Sus planes serían venderla al mejor postor y en el proceso, tener una criada más. Más no espero que justo aquella niña ojiazul sería su más grande dolor de cabeza así como su mayor obsesión. Creció como una pequeña escuálida, sin más belleza que aquellos ojos. Se la pasaba en el bosque y tratando de escapar siempre de las chicas de aquel burdel que la agarraban como descarga de su ira y frustraciones. Más por el dueño era trataba bien, le complacía sus caprichos aunque estos fueran justamente el de estar libre en el bosque y hacerse cargo de los caballos del señor. Desde muy pequeña se dio cuenta de aquella fascinación hacía ellos y la facilidad que tenía para comunicarse con ellos y lograr que hicieran lo que ella quería. Mientras iba creciendo y en sus ojos se iban abriendo para el mundo, los ojos de aquel hombre se fijaban más y más en ella, incluso empezando a tener ofertas bastante considerables para apoderarse de la virtud de la pequeña salvaje. Pero él parecía cada vez más convencido que la quería solo para él.
En sus momentos de soledad en el bosque, desarrollo cierta habilidad con el arco. Notando esa habilidad nata para ello. Así como entablar una amistad realmente especial con una pequeña potranca color del trigo con las cerdas color blanco como la nieve misma. Alrededor de 3 años estuvo Thyia cuidando de aquella potrilla hasta ser una hermosa yegua y compartiendo sus pequeñas aventuras, a la vez que poco a poco la naturaleza seguía su curso y dejaba de ver aquella pequeña salvaje como toda una mujer. Contaba con 16 años la primera vez que escucho a través de una puerta lo que su “cuidador” tenía preparado para ella. Horrorizada por aquello, se prometió jamás dejar que nadie la usara para propósitos tan ruines como aquel. Tomo a la yegua y a la siguiente luna llena huyo de aquel que hasta ese momento pensaba que era una Buena persona. Ahí tuvo su lección más grande de jamás confiar en nadie pues todos tenían siempre un propósito oculto y perverso.
Por 4 años estuvo viajando por todo el territorio norte, aunque no fuera tan obvio, sabía perfectamente que era seguida. Aquello la hizo tomar la decisión de viajar al sur, tan lejos como fuera posible más lo que no contó fue que su gran amiga, hiciera lo que la naturaleza le dictaba. Había quedado preñada y eso era algo que no le permitiría viajar como lo tenía pensado. Tuvo que adentrarse en el bosque de los lobos y usar su mayor esfuerzo para sobrevivir. Logró encontrar una cueva que le sirvió perfecto como refugio por las 11 lunas llenas que tuvo que aguardar ahí. Más las cosas no siempre salen bien y como su nombre lo decía, el bosque de los lobos olía que una nueva presa estaba por nacer. Se preparo con flechas, puso algunas trampas cerca de la cueva y trajo tanta agua y comida como pudo para prepararse a estar encerrada al menos hasta que su fiel amiga y el nuevo integrante de la “familia” estuviera lo suficientemente fuerte. Pronto el aire se torno pesado, y cada sonido producido por aquella yegua era como un llamado a la jauría de lobos que aguardaba. Más estaba decidida a pelear hasta las últimas con tal de no dejar que se llevaran a su amiga y a su cría. Entro una vez más a checar a la yegua, ayudándole con el nacimiento. Un hermoso potro color miel, con las patas negras así como las cerdas, tan negras como aquella misma noche. Tan solo pudo contemplar al potrillo unos cuantos segundos antes de que un primer lobo hiciera su entrada. Casi la tomaba por sorpresa pero se había prometido defender a su familia y eso es lo que haría. Tan pronto el lobo se lanzo sobre ellos la ojiazul le disparo una flecha que lo hizo caer muerto casi a sus pies. Pero no podía bajar la guardia porque seguido de ese, venían dos dispuestos a todo. Lanzo una flecha que le dio justo en una de las patas al primer lobo, apurándose a lanzar la siguiente para el otro que se le sobrevenía pero este astuto logró esquivarla, lanzándose sobre ella. Con el arco logro esquivar las grandes fauces de aquella bestia, mirando de reojo como otro dejaba ver sus colmillos que salivaban deseosos completamente de comerse a la débil madre y a su potrillo. Los colmillos afilados que lentamente se hundían en la suave carne de su brazo hicieron que reaccionara ante el que tenía sobre ella y bajando un poco la guardia logró alcanzar la daga que guardaba en el pecho para hundirla en el ojo diestro de aquella bestia. Más el otro lobo hambriento ya se había lanzado por la yegua, mordiéndola gravemente por el pecho. La yegua se fue de frente del lobo a modo de protección para su pequeño. Thyia enfurecida se fue con la daga aun en mano por sobre la bestia que mantenía sus fauces enfurecidas sobre su fiel amiga. Le apuñalo con todas sus fuerzas, gritando y apuñalándole una y otra vez hasta que este dejo de moverse. Cuando por fin soltó al animal, el agonizante gemido de su amiga la saco de su estupor, apresurándose hacía ella para ver la herida. Por desgracia, la yegua estaba desangrándose y poco a poco la vida se le escapa. Cuando esta dejo de moverse, el pequeño potro aun sin saber que pasaba, de daba pequeños topes con su cabeza a su madre inmóvil, llamándola con desesperación. Thyia abrazo al pequeño potro intentando calmarle y así tal vez ella pudiera calmarse, pero el nerviosismo del animal no era solo por su madre muerta sino de unos ojos amarillos que observaban desde la oscuridad, a la entrada de la cueva. Thyia le vio y aun llena de furia agarro su arco para matar aquel último animal que quedaba para vengar la muerte de su mejor amiga. Más aquel animal lo supo al ver la mirada asesina de la joven y se dispuso a huir. Thyia no le dejaría, quería que corriera la sangre de cada una de esas bestias por haber dado muerte a lo que más amaba ella en este mundo. Le siguió casi por toda la noche, seguramente le guiaría a donde estaba su guarida y se encargaría de matarles, a todos. Su coraje y dolor no le dejaban ver lo que aquel animal en si trataba de hacer, o aquella manada. Faltaba poco para que amaneciera, pero parecía que por fin había dado con la guarida del lobo. Estaba justo ahí parado, decidido a todo tal y como ella, justo en la entrada de su guarida. Sin más, el lobo se lanzo hacía ella, mientras la ojiazul centraba su mirada hacía el animal, dejándolo que se acercara lo suficiente para tener un tiro perfecto. Lanzo la flecha y el animal cayó muerto. Se acerco a este y entonces lo comprendió. Su dolor le había cegado ante lo que su corazón le decía. Un pequeño lobezno salió de la guarida, apenas asomando el hocico. Se veía un tanto desnutrido pero nada que un poco de leche de una madre vigorosa no pudiera proporcionarle. Claro, el lobo que protegía aquella guarida era la madre de aquel lobezno y la manada lo único que quería era comer. Aquella noche sería algo más que cambiaría en ella… se dio cuenta que en nada le diferenciaba de aquel hombre que le daba caza, si ella igual dio caza a los que solo buscaban sobrevivir. Regreso a su cueva con el pequeño lobezno en brazos, dándole un lugar caliente donde pasar la noche. Al día siguiente ya se encargaría de alimentar a las dos crías de las que ahora era responsable.
Logró salir del bosque de los lobos, habiendo ayudado a sus dos cachorros a lograrse. Viajo lento, acampando en lugares solitarios. Cada vez era más difícil viajar debido a las constantes batallas que se libraban entre los reinos. Y no era fácil esconderse con un semental y un lobo junto a ellas. Tuvo que irse por toda la bahía de aguasrresplandecientes. Le llevó casi dos años llegar a “El cuello”.
Buscando un lugar donde resguardarse ante la caída del sol, Thyia cubría con una manta al semental al cual llamo “Noche” por la negrura de sus cerdas, mientras que al lobo simplemente le llamo “lobo” por practicidad y porque pensaba que ese sería un nombre perfecto para el. Pero lobo era demasiado inquieto y curioso y aquella noche no sería la excepción. Noche había encontrado el lugar perfecto para dormir y aunque Thyia le hablo a lobo, este no vino hacía ella como siempre. Dudo unos momentos en que si el animal se había distraído intentando dar caza a alguna liebre o estaba comiendo hierbajos como luego acostumbraba. Más algo dentro de ella le inquietaba. Preparo su arco y se dispuso a buscar a su travieso amigo. A poca distancia de donde estaban, encontró a su amigo gruñéndole a algo, más ese algo sería algo más grande que una liebre; muchísimo más grande. Un gigante para ella, de apenas 1.72, amenazaba la vida de su travieso amigo. Preparo su arco y le apunto.
– Si no quieres morir, más vale que no te acerques a lobo – Fue las primeras palabras que le dijo a Agros. Luego de verse amenazada por otros, supuso compañeros de aquella bestia-hombre que tenía de frente. Más no bajo el arco, llamo a su lobo junto a ella y así fue como conoció a aquellos individuos en tan “peligrosas” circunstancias. Luego se enteraría que aquellos viajeros iban al sur, tal y como ella lo planeaba y lo mejor de todo era que tenían comida. Si no mal recordaba, la última vez que se percate que aquel hombre le seguía los talones, había sido dos lunas llenas antes. Cada vez era más difícil no toparse con tropas o percances que la atrasaban en su viaje al sur… por lo que de alguna manera, logro unirse a aquel singular grupo de viajeros para lograr camuflarse de su perseguidor y no toparse sola con más tropas de reinos que no pretendía conocer. Solo al menos hasta que estuviera lo suficientemente lejos del norte se quedaría con aquellas personas, porque no olvidaba que el ser humano es cruel y perverso y aquellas personas no serían la diferencia. Tan pronto lograra su cometido, les dejaría y seguiría su camino en compañía de su pequeña familia. O al menos eso es lo que ella pensaba…
Thyia viajo con aquellos jinetes por algunos meses, teniendo así la oportunidad de conocerles poco a poco. Fue difícil al principio pues su única compañía siempre fueron sus fieles amigos, y luego de tantos años sin contacto humano… le fue muy difícil. Con uno de ellos era fácil hablar, pues daba cierta confianza, más nunca demasiada. La mujer que viajaba con ellos era bastante extraña. No como las chicas que conocía en el burdel que solo buscaban verse lindas y atraer a los machos hacía ellas. Le gustaba que la mujer con ellos no buscara esas cosas. El hombre mayor, fue quien luego de varias “discusiones” con Agros, sobre sus planes de volver a su lugar de origen, le contó la historia de aquel hombre-bestia como aun le decía la ojiazul. Le daba desconfianza que guardara tantos secretos, pero al final entendía el porqué. Ahora que sabía un poco más de Agros, no dudo en ir en su ayuda junto con los demás jinetes. Casi pensaron que había sido demasiado tardía su ayuda cuando descubrieron que lo tenían prisionero, a punto de ejecutarlo como muestra de poder de los rufianes de sus hermanos. Apretaba con fuerza su arco mientras escuchaba aquel discurso producto de la ambición de poder y la locura. Junto con los otros jinetes ponen en marcha un plan para rescatarle, creando una distracción que logra movilizar a las tropas enemigas. Ella que jamás se había metido en algún bando, ahora luchaba por una causa que aunque no era la suya, la había tomado como propia. Durante la pelea, vio como Agros lograba ser liberado pero a su vez el hermano intentaba escapar. Thyia le silbo a lobo señalándole así que detuviera al cobarde mientras ella se dirigía a ayudar a Agros. Cuando llegó a su lado, vio que Lobo había sido herido mientras protegía a Agros mientras este era casi vencido por la fuerza brutal del hermano de este, no dudo ni un instante en apuntar directamente hacía aquella masa de músculos, acercándose con sigilo para dar un tiro certero. Su flecha salió, seguida de una segunda y una tercera hasta que aquella bestia dejo de moverse. Luego de eso, todo lo demás paso como un sueño. Lograron apoderarse del lugar y aunque su lobo salió herido, no fue de gravedad… lo que haría que por el momento, se quedara en la casa Fell hasta que lobo estuviera completamente sanado y Noche hubiera logrado reponer fuerzas. O al menos es lo que se repetía ella internamente como mantra. Ya que sanara Lobo, se ocuparía de tomar una decisión sobre su destino.

Otros: En los momentos aburridos durante su viaje con aquellos jinetes, fue cómplice de múltiples bromas hechas a Agros.
Claramente no tiene modales y las hablabas hacía Agros se le salían como el respirar; la mayor parte del tiempo dirigiéndose hacía el como "hombre-bestia".
Una vez que se quedo en la casa Fall de Agros, intenta constantemente pasar desapercibida por él, ya que a pesar de que le salvo la vida no quiere que él se sienta comprometido con ella. Y prefiere no toparselo para no tener que dar explicaciones del porque aun no se ha ido de aquel lugar... cuando ella tampoco lo sabe.












avatar
Thyia
Ciudadano
Ciudadano


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Thyia • The Savage •

Mensaje por Valar Morghulis el Lun Jun 10, 2013 1:07 pm


¡Ficha aceptada!, bienvenida y pásate a hacer los registros, cronología, relaciones y demás.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.