Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

No hay nada mejor que el hogar.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

+18Privado No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Miér Mayo 15, 2013 4:04 pm

Quien iba a pensar, que después de aquella esplendorosa boda todo acabaría llendose a pique. Mis amigos, los Lannister, habían muerto en aquella maldita guerra por el ego y el poder, y ahora Poniente se había cuajado de reyes y el nuevo señor de occidente era un total desconocido para mi. Era como si alguna fuerza maligna se hubiese propuesto borrar del mapa a casi todas mis amistades. Fue todo un alivio poder abandonar Roca Casterly y poder dar a luz en Antigua, en mi hogar, lejos de todo aquel baño de sangre y excesos. Ningún sentido tenía quedarse si mis amigos habían muerto. Tras tantas desgracias, el nacimiento de Diana, mi hija, a la que esperaba que siguieran otros, fue como una luz cálida y cercana. Y no es porque lo diga yo, pero era un bebé precioso. Tenía dos meses y pico de vida, uno grandes ojos azules, carita redondeada, las manos y los pies pequeñitos, y una expresión encantadora.

Sus actividades consistían en comer y dormir. A partir del primer mes, su horario empezó a regularse, empezaba a gimotear a unas horas determinadas, pidiendo que la diera de comer. Después, no tardaba en cerrar los ojos y quedarse dormida. Aunque a veces, sobretodo por la tarde, tras una mañana entera durmiendo, mostraba periodos relativamente largos de vigilia. Y aquel día de primavera era uno de ellos. Acababa de terminar una de sus tomas y en vez de dormirse, permanecía con los ojos bien abiertos, mirando distraidamente el móvil de colores que se balanceaba sobre su cuna, y cuando me acerque a mirarla, inmediatamente desvió la mirada hacia a mi. Le sonreí y me la devolvió. Me agaché para cogerla cuidadosamente entre mis brazos y la susurré con tono tierno.

-¿No quieres dormir, cielo?.

No era muy habitual que diera señales de permanecer despierta durante un periodo prolongado de tiempo así que decidí aprovechar. La dí un beso en la frente, y aprovechó para cogerme un mechón de pelo y empezar a juguetear con el. Como no me hacía apenas daño al tirar lo dejé estar. Decidí aprovechar y pasarme a ver a Svenar con ella, que siempre la veía dormida, y despierta, solo cuando lloraba alguna que otra noche.
Le puse bien la ropa, blanca, con el emblema de los Hightower bordado junto a su inicial mayúscula des forma discreta. Hacía tan solo un par de horas que habíamos terminado de comer, y en otras circunstancias, estaría ocupándome de mis tareas diarias, pero tras el nacimiento de Diana, había delegado algunas a personas de confianza para poder ocuparme de ella. Era agotador, el tiempo libre no existía, y en unos meses descubriría que dormir tampoco iba a poder.

Salí de la habitación y pregunté a uno de los guardias donde se encontraba Svenar, me dirigí al estudio. Lo más tedioso fueron las escaleras. Los guardias me iban abriendo las puertas y al final uno de ellos, llamó a la del estudio y anuncié quien era antes de pasar. La puerta se abrió una vez me dieron paso y me asomé.

-Espero no interrumpir nada importante. Pero a quien te traigo.- di un golpecito con la cadera a la puerta para que se cerrara llevada por su propio peso y miré a mi adorado maridito enterrado tras una pila de papeles más grande de lo normal. Desventajas de haber anexionado terrenos y habernos independizado- Y bien despierta.- añadí con tono risueño.

Me acerqué hasta la mesa y la rodeé para ponerme a su lado. Diana giró la cabeza en cuanto Svenar estuvo en su campo de visión, incluso soltó el mechón de mi pelo que había estado chupando y se quedó mirándolo con mucha atención. Le dediqué una tierna y una amorosa mirada.

-Pensé que te gustaría verla. ¿Quieres cogerla?. A ti no te tirará del pelo- añadí con una sonrisa divertida.

Me acerqué un poco más para dejarle la niña en los brazos si accedía. Svenar, Bethany y yo eramos de las pocas personas que Diana toleraba que la cogieran, con el resto arrugaba la expresión y amenazaba con ponerse a llorar a pleno pulmón. Incluso a mi madre le costaba, que había decidido atrincherarse en el Faro, y me costaba horrores quitármela de encima. Le dí un beso y le sonreí, no podía ni creerme, a esas alturas, el marido tan maravilloso que tenía y lo mucho que lo quería.


Última edición por Enery Hightower el Vie Jun 14, 2013 1:13 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Miér Mayo 15, 2013 6:22 pm

Los papeles se acumulaban uno tras otro en mi estudio. Una copa de vino a mi izquierda y el Maestre Marteras a mi derecha, organizábamos los asuntos del nuevo Principado como podíamos. Cuentas, impuestos, solicitudes, números. Los pergaminos eran despachados uno tras otro y ordenados pulcramente en varios tomos de inventario que eran colocados en mi estantería personal. Increíblemente, no hacía caso a los consejos de mi amigo Maestre, el cual me instaba a delegar los asuntos en grupos de aprendices de la Ciudadela o a un equipo de maestres. La respuesta era siempre negativa, porque tenía la necesidad de saber donde y como estaban x o y número o documento. Delegar ése tipo de trabajo era como delegar ser el Señor y las responsabilidades que ello traía consigo... por lo menos desde mí punto de vista.

"Éso es todo por hoy, Mi Señor.... algo más que necesite?" preguntó el viejo maestre mientras recogía un gran tomo encuadernado en cuero. Me froté las sienes con mis dedos y negué levemente. "No, mi amigo. Por hoy terminamos. Mañana nos encontraremos con otra pila de pergaminos a la cual combatir..." lo despedí con una alegre sonrisa mientras que Marteras se retiraba negando con la cabeza... justo cuando las dos personas que podían cambiar mi día por completo: mi hija neonata y mi esposa. Les sonreí a ambas con gesto cansado pero de verdad alegre y me levanté a besar a Enery y tomar con extremo cuidado a Diana. La miré mientras jugueteaba con mi barba apenas crecida y recordé el día en que había nacido.... no creía haber estado tan angustiado o atemorizado en mi vida. Caminaba de lado a lado, con casi Marteras y Ser Olrych alentándome para que me sentara y que tomara algo de vino para tranquilizarme... pero no hubo caso.

Ni siquiera cuando mis hermanos murieron en frente mío me había sentido tan shockeado que cuando escuche el primer llanto de Diana. Mis ojos se agrandaron como platos y salí disparado a ver a mi hija. A partir del primer momento en que posé mis ojos sobre ella, un calor inigualable invadía mi alma. Lo mismo, o similar, que cuando miraba a Enery. Ahora, mientras que se dormía en mis brazos, me reía en silencio como un idiota. "Es hermosa..." afirmé sin más. No era un hombre que pudiera expresar su cariño muy seguido o muy bien. Pero el tener una hija por fin, sana y salva, reanimaba las ganas de hacer papeleo todos los días para que ella viera un mejor mañana que nosotros. "Supongo que ya comió... preferiría que le dejes comer con las matronas tambien, así no te agotas mucho..." añadí, mirándo a mi esposa con preocupación... sobre todo porque no sería la única niña que tendríamos...

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Jue Mayo 16, 2013 6:10 am

Esboce una cálida sonrisa al ver su expresión al mirar a la niña. Era la viva imagen de la expresión "la niña de mis ojos". Le puse un dedo en su manita entreabierta y cuando la cerró para agarrarlo me agaché para depositar un beso sobre ella.

-Claro que es bonita. Tiene los padres que tiene.- aseveré con gesto ufano.

Parecía mentira que hace tan solo unos meses hubiese estado tan asustada con la idea de dar a luz. Y es que a la inquietud típica de cualquier madre primeriza, se sumó que los Maestres de mente más oscura a los que no les gustaba que merodeara por las bibliotecas, empezaran a dejar caer la de inconvenientes y peligros que tenía un parto tanto para la madre como para el bebé. Hablaban de criaturas con mal formaciones, que nacían muertas, o de madres que morían en el intento de traer a sus hijos al mundo, describiendo las decenas de formas de morir. Se aprovecharon de mi estado y de mi tendencia a preocuparme para asustarme. Tuve que echar mano de grandes cantidades de autocontrol para apartar esos pensamientos tan oscuros de mi mente, pero no podía evitar sentir temor. No quería morir ni que muriera el bebé.

Aunque yo no dije nada a nadie sobre este escabroso asunto. No quería que pensaran que realmente habían conseguido afectarme. El Maestre que hacía el seguimiento de mi embarazo no tardó en percatarse y no tardó en avisar a Svenar, además de que casi cada día empezó a relatarme todo el proceso del parto y a intentar tranquilizarme. Me enfadé. Ahora todos esos desgraciados sabían que habían conseguido lo que querían y aún estaba molesta con el maestre por irse de la lengua.

Arqueé una ceja cuando comentó que debería delegar ciertos cuidados a esas mujeres. No tenía nada en contra de ellas, pero estaba decidida a ser una buena madre y aún e resultaba dificil incluso no acudir cuando estaba ocupandome de alguna tarea y la escuchaba llorar, aunque ya hubiese gente que se ocupaba de ella.

-Mmmm...Estoy bien, si no da tanto trabajo como parece- dije esbozando una sonrisa al ver como Diana bostezaba y levante la vista para mirar a Svenar- Además, cuesta mucho que se deje alimentar por otra persona. Incluso pone pegas a que la coja mi madre. Imagínate un ama de cría.- sabía que un segundo embarazo me consumiría mucho tiempo y mucha energía, y no podría ocuparme como quisiera de ella- Por el momento puedo cuidarla yo, al menos mientras sea lactante. Y además, Bethany se queda con ella cuando yo hago otra cosas.- obviamente no la daba de comer, puesto que no podía, pero si se encargaba de cuidarla cuando yo no disponía de tiempo y era de las pocas personas a las que Diana toleraba.- Pero para que te quedes más tranquilo amor, prometo no cansarme mucho y menos aún si tenemos un nuevo bebé.- dije y miré de reojo las pilas de pergamino- Y lo mismo te pido a ti...un día habrá tantos pergaminos que no podré ni abrir la puerta- comenté divertida y le di un beso en la frente poniéndome de puntillas- ¿Cómo va todo? Imagino que la situación sigue un poco revuelta, la guerra apenas acaba de terminar.- pregunte curiosa, la verdad es que la situación era poco clara y me conformaba con un resumen breve, pues pretendía pasar un rato con él aprovechando que coincidíamos los dos en aquel momento, ya que con tanto trabajo era difícil y le echaba de menos.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Mayo 16, 2013 8:46 am

Había escuchado miles de veces a los Maestres reflexionar sobre la precaria salud de las parturientas cuando daban a luz a sus hijos. La medicina no había avanzado mucho sobre éste aspecto... no había muchas soluciones para que los bebes nazcan sin problemas, porque a donde se complicaba un poco, la vida de la madre y el hijo podían correr peligro, incluso entre la nobleza. El Desconocido no perdonaba en ése aspecto de la vida... o la muerte. Alejé los pensamientos sobre deidades de mi cabeza. No era como si fuera un hombre de mucha fé... que fé podía tener cuando los Siete permitieron que observara como mis hermanos morían, uno asesinado por el otro y luego saltándo a su propia muerte? Que dios permitiría a un niño ver a su madre morir de pena y a su padre consumido por una enfermedad desconocida?... no. Ni siquiera Diana podía hacerme creer en dioses. Ella era el resultado de dos personas... no había nadie a quién agradecer más que a nosotros mismos.

"Okay esposa, si crees que así es conveniente, no te discutiré un aspecto de la crianza de niños de la cual no tengo ni la mas remota idea..." dije cómicamente, frotando mi mentón barbudo con la carita de la bebe, sacándole una queja en forma de risa. Un poco más de mecerla y Diana bostezó ampliamente para dormirse como si no lo hubiera hecho en años. Llamé a un guardia y le ordené en señas que trajera a la dama de compañía de Enery para que fuera a arropar a la bebé. Una vez hecho éso, me quedé mirando hasta que se retiró en brazos de la dama, con una leve sonrisa. Luego miré a mi mujer y luego la pila de papeles. "Ya descansaré, pero las cosas tienen que normalizarse medianamente para que lo hagan. No puedo decepcionar a ningún señor que haya decidido seguir nuestro estandarte, por lo que debo dedicar igual cantidad de tiempo a cada uno... y agradece que mando diplomáticos y agentes a hablar personalmente con ellos, porque sino no estaría en Antigua durante meses..." seguí bromeando, dándole otro suave beso y sentándome en mi silla de Myr, la cual tenía un extraño mecanismo que le permitía girar sobre un soporte.

Entrecrucé mis dedos mirándola, pensando cuanto la había extrañado y que alegría había sido poderla tener en casa nuevamente. "No te preocupes amor, las cosas irán mejorando y mis horarios serán normales nuevamente. No pienso vivir atareado... no mucho por lo menos. Aunque sí, próximamente la ciudad estará abarrotada de personas y señores importantes, incluyendo los marqueños libres y Lady Shiera Seastar, ahora Greyjoy por casamiento... una vieja amistad que debo atender sin duda..." dije taciturno, informándole a mi esposa el accionar de la casa. Ella era mi segunda al mando después de todo, necesitaba estar enterada de todo.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Vie Mayo 17, 2013 1:57 pm

Bethany entró a paso ligero y con un libro bajo el brazo. Aquella chica tenía una facilidad pasmosa para ir de un sitio a otro como una exhalación. Cogió a la niña con cuidado y si la llevó casi con la misma celeridad con la que había aparecido. Reprimí un bostezo, a decir verdad eso de tener que levantarse por la noche a ver porque lloraba agotaba y me trastocaba las horas de sueño. Por suerte no me siempre me levantaba yo. Cuando la puerta se cerró de nuevo busqué un sitio donde tomar asiento que fuera de mi agrado. Escuché atentamente sus palabras mientras miraba a mi alrededor con gesto inquisitivo. No es no hubiera sitios para sentarse, simplemente no estaban en el sitio que a mi me gustaría. Así que aproveché que estábamos solos para sentarme sobre sus piernas, así podía mirarle a la cara y estar cerquita de él, que es justo lo que quería. Levanté una ceja al ver que apenas rozaba con la punta de los dedos el suelo.

Mi gesto se ensombreció ligeramente al escuchar el apellido Greyjoy. No me fiaba de ellos, su propia historia dejaba claro que tenían palabra cuando les convenía, incluso más habitualmente de lo que lo hacían el resto de los mortales.

-Mmmm, no me gustan los Greyjoy. Y tampoco me fío de los que no lo eran en origen. Y tener uno metido aquí, por muy vieja amiga que sea no me huele bien. ¿A que viene? dudo mucho que sea una visita de cortesía. Algo pretende.- me mordí levemente el labio y le miré esbozando una sonrisa- Bueno, si hay que recibirla se la recibirá- comenté mientras cogía una cruz del sabio, uno de esos juegos de lógica que no tenían nada de lógica, simplemente eran puzzles endemoniados. Consistía en ensamblar las piezas hasta formas una figura geométrica irregular y compleja. La mesa quedaba a mi derecha así que empecé a deshacer la figura dejando las piezas sobre mi regazo.- Y ¿qué buscas de los marqueños? a parte de rutas comerciales- comenté mientras empezaba a encajar las piezas una a una- Por cierto, pásame una lista de cuantos serán más o menos, que tengo proveer la cocina y preparar al servicio. Va a ser mucha gente de golpe- entrecerré los ojos fastidiada al ver que tendría que deshacer una parte ya que me había equivocado- Por cierto cielo, eres un cojín fabuloso- comenté con gesto risueño al tiempo en que me acomodaba mejor y le dí un suave beso en los labios.- Impresionaremos a tus nuevos amigos- dije refiriéndome a los marqueños.- Estarán tan a gusto que no querrán irse- dije y me recosté apoyando la cabeza en su hombro con el pequeño rompecabezas terminado entre las manos.

Suspiré y me quedé un rato disfrutando del calor de su cuerpo y de la tranquilidad que se respiraba cuando estaba con él. Jugueteé con el puzzle distraidamente y cuando me incorporé le di un beso en la mejilla y le guiñé un ojo ladeando ligeramente la cabeza con gesto divertido.



Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Vie Mayo 17, 2013 5:20 pm

No... a mi tampoco me terminaba de convencer la presencia de Shiera en Antigua, pero no podía negarle el recurso de la duda ni el cobijo de mi ciudad. Después de todo, sí había sido mi amiga en la infancia, y una con la que había compartido mucho tiempo de le niñez mientras que ella era educada por el Gran Maestre y yo por mi cuenta con el Maestre Marteras, el cual había sido rechazado como candidato a Gran Maestre sólo por sus creencias un poco extremistas. Así habíamos crecido hasta la adolescencia, cuando yo todavía no era el heredero de Antigua y todavía era alegre con todo el mundo que me rodeaba. Ella había sido una buena amiga... pero los tiempos cambiaban. "Mira... a mí tampoco me agrada mucho que ahora esté relacionada tan estrechamente con los Greyjoy... pero debo recibirla al menos. Shiera es una personalidad muy importante y, aunque no sé cuanto se pueda confiar en ella ahora, sí sé que hubo un tiempo en que lo hice. Por ésa razón voy a hablar con ella y a otorgarle techo y cuidado mientras esté por aquí. Si tengo alguna duda con sus intenciones, pues se lo diré. Con ella se puede tratar, no se si es así con Harrald Greyjoy y estoy seguro que con el resto de los piratas, absolutamente no." reflexioné despacio, intentando no sonar muy rudo, pero las palabras salían de mi cabeza de forma automática.

Abracé distraídamente su cintura cuando se sentó sobre mis rodillas... cosa que me hizo acordar a los tiempos en que recién nos conocíamos y pasé rápidamente al tema de las Marcas. "Los tiempos están cambiando mucho Enery... los Targaryen no reinan y los Fuegoscuro no se revelan... por lo menos no con la misma fuerza. Las Marcas se han dividido e independizado... y quiero saber bajo que estandarte se encuentran ahora y entrar en buenas relaciones con ellos. Somos fronterizos y compartimos mas enemigos en común que enemistades internas... es mejor comenzar a generar buenas relaciones." Esas palabras daban vueltas en mi cabeza constantemente. Quería que así fuera... pero había una gran diferencia entre la realidad y los deseos de uno. Por lo menos, intentaría que así fuera. "Serán aproximadamente 4 o 5 Señores con sus séquitos. Ya tengo todo más o menos calculado, cariño, pero bueno. Si puedes ocuparte de la parte doméstica, me harías un gran favor." le sonreí y le respondí a su beso, dejando que jugueteara sentada tan cómoda como lo estaba.

Acomodé mi mentón en su hombro y clavícula... mirando por la ventana, preguntándome si el destino nos dejaría cumplir con nuestras futuras espectativas.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Vie Mayo 24, 2013 10:02 am

-No tienes que pedírmelo como un favor, amor- comente esbozando una cálida sonrisa- Estoy encantada de ayudarte en todo lo que pueda- dije mientras dejaba el juguete sobre la mesa- Y no le digas eso a Shiera, lo de que los piratas son intratables, o tendremos un conflicto diplomático. Aunque me encantaría ver la cara que pone…es una afirmación difícil de rebatir, dudo mucho que si quiera Tybolt sintiera demasiada simpatía por ellos.

Le miré atentamente, con tierna adoración. Regalándome la vista con cada línea y ángulo de su rostro. Una ola de afecto me sobrecogió de repente, como una flor que se abre de forma inesperada y en todo su esplendor. Sentí una calidez y una ternura infinita hacia él. Sonreí y me acerqué a darle un amoroso beso. Entonces recordé el motivo principal por el que había ido a verle. Mi sonrisa se tornó un tanto traviesa y le dediqué una enigmática mira.

-Oye amor, aprovechando que estamos los dos libres. He preparado algo para que estemos tu y yo solos…¿qué te parece?. -Dije con un discreto tono sugestivo.

Me mordí ligeramente el labio inferior y sople suavemente sobre sus labios como si le fuera a dar un beso, pero me separé y me puse en pie con una expresión risueña. Me recoloqué bien la falda del vestido.

-Estate dentro de media hora en la puerta Norte de la ciudad. Ya mandé ensillar los caballos. Créeme…lo pasaremos bien- dije dejado traslucir cierto matíz sensual y provocativo.

Llevaba un tiempo buscando un hueco que nos permitiera estar solos, los dos, durante varias horas…Y había llegado a la conclusión que dentro del faro eso era una tarea si no imposible, por ahí rondaba. Así pues, me organicé para que mi tiempo libre coincidiera con el suyo y organicé una escapada totalmente privada, donde nadie podría molestarnos. Le echaba de menos en un sentido bastante carnal desde hace meses y pensaba cobrarme su ausencia. Salé de la habitación y bajé directamente a la nuestra para cambiarme de ropa. Me puse el atuendo típico de amazona, pantalones botas latas, una fina camisa de seda blanca y encima un corpiño azul claro bordado con el emblema de los Hightower. Bajé a los establos, donde ya tenían ensillado a Erion, mi semental de un blanco inmaculado y me dirigí al lugar acordado. Por el camino, estuve charlando con uno de mis guardias personales, que fue el encargado de los preparativos. Hacía unos días, había encontrado junto al vinomiel una zona pelada de árboles, cubierta de de mullida hierba salvaje y flores diminutas de colores. Había mandado instalar una carpa, llena jarras de vino, pastelitos, frutas y un largo etc, puesto que no pensaba dejarle ir fácilmente ni en poco tiempo.

Una vez confirmé que todo estaba preparado. Saqué un mapa en detalle de la zona a la que ibamos a ir, con el camino marcado en tinta roja. Cuando escuché el paso del caballo de Svenar levanté la vista y le pasé el mapa una vez estuvo a mi altura.

-Ahí es donde vamos a ir. Pero para hacerlo más interesante, vamos a hacer una carrera, quien llegue primero podrá pedirle lo que quiera al otro durante toda la tarde de hoy- Tenía toda la intención de ganar yo.- Vamos a hacer un tramo a caballo y otro andando, o mas bien corriendo. La meta es alcanzar el río. Veras una gran carpa azul frente a él.

-le quité el mapa con gesto risueño- No vale mirar atajos- se lo dí a uno de mis guardias- A la de tres…-preparé a Erion frente al camino y comencé a contar- una…- lo pronuncié como si fuera a haber un segundo, pero no, tenía que ganar ventaja a esa altura por que no podría lograrlo corriendo.

Nada más pronunciar ese número, piqué al caballo y salí disparada. El caballo poco apoco fue ganando velocidad, y para cuando reaccionó, ya había ganado una pequeña ventaja. Miré un momento hacia atrás con una sonrisa burlona en el rostro y volví a centrarme en lo que tenía delante. Cada cierto tiempo, volvía a girarme para ver si mantenía mi pequeña trampa y me dio un pequeño ataque malicioso.

-¡Te veo muy lejos, amor!. ¡Pero no te preocupes, yo te voy a querer igual!- comenté con tono socarrón y le lancé un beso, y cuando volví a mirar hacia delante, por poco no me golpea una rama en la cara.

Le estaba pinchando adrede, segura de mi victoria…y aunque no fuera así, estaba dispuesta a conseguir lo que quería. Cuando vi en una rama una lacito rojo atado, tiré de las riendas del caballo y bajé atropelladamente y a punto estuve de perder el equilibrio, al echar a correr entre los árboles del pequeño bosquecillo. Podía oírle en la distancia seguirme los pasos. De vez en cundo me giraba angustiada, pensando que me pasaría lo mismo que cuando tenía 15 años, y se instaló un nudo en mi pecho. Intente centrarme en mi meta, y aunque corría con todas mis ganas de competidora había sobreestimado a mi forma física, cuando dejé los árboles atrás, y vi el azul de la carpa, resollaba y solo escuchaba el latido doloroso de mi corazón en las sienes.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Sáb Mayo 25, 2013 11:09 am

Enarque una ceja con gesto divertido. De verdad, ser Señor de una Casa quitaba cierto tipo de percepción sobre algunas cosas que resultaban ser tan importantes como el mantenimiento de mis tierras y de mi nuevamente formado Principado. El "tu y yo solos..." de Enery me devolvió a una realidad urgente... desde que nos habíamos vuelto a encontrar, ella había tenido que terminar de cuidarse para dar a luz a Diana y, luego de éso, recuperarse de haberlo hecho, porque pocos habían sido nuestros encuentros amorosos. Por lo tanto la observé en silencio mientras se levantaba y me invitaba a remendar dicha ofensa tan grande. Nunca me había pasado desapercibido la capacidad de Enery de seducir mediante nada mas que los gestos. Es más, había llegado a la conclusión que era inherente a ella, y que lo lograba incluso cuando no quería, como cuando la conocí por primera vez tanto tiempo atrás.

"Allí estaré... " dije con las manos entrelazadas y la mirada pícara que reservaba solo para ella y algunos de mis aliados. Me quedé observándola hasta que se retiró de la habitación y me dirigí a la cámara que había al lado de mi despacho y me dispuse a vestirme para salir a cabalgar. Jubón de cuero sobre camisa de lino grueso, botas que hacían juego y un pantalón de tela de fagina. Mientras me colocaba los guantes, llamé a un criado para que tuvieran listo a mi caballo favorito, Fames. Luego, bajé a la Puerta Norte y, antes de subir a mi caballo, el compañero de batallas perfecto y quien me había acompañado contra Altojardín sin fallarme en una sola acometida, dí un par de instrucciones al Castellano y fui al encuentro de mi mujer, la cual me esperaba ya montada y vestida para la tarea. Le sonreí a medias y despedí a los guardias mientras miraba el mapa que me tendía.

"Carrera... no veo como podrás competir con Fames en éso..." añadí, dejando de lado el mapa desinteresadamente para mosquearla. Sonreí, ni bien dijo "uno" salí disparado, como sabría que ella también lo haría. Durante mucho tiempo, Fames y Erion estuvieron a la par, pero cuando el camino se angostó entre los árboles, tuve que necesariamente ponerme tras el semental blanco de mi mujer. No escuché sus palabras cuando me gritó por el hombro, pero sabía que era algún tipo de pica, sonreí y palmee a Fames en un costado del cuello. El oscuro animal pareció tener una inyección de adrenalina, y se puso a la par de Erion, llegando a la Carpa casi al mismo tiempo, salvo que nunca sabríamos quien lo había hecho antes, porque nadie más vió lo sucedido.

Dí una vuelta a la carpa riéndome y dándole un descanso al pobre animal, haciéndole un mimo entre las orejas mientras miraba a Enery. "Nada mal para una novicia en carreras..." exclamé, para luego mirarla preocupado. Sabía que había tenido un accidente hacía 9 años, así que prengunté. "Estas bien hermosa? Algo anda mal...?"

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Dom Mayo 26, 2013 9:04 am

Me saqué las manos manchadas de sudor en los pantalones. Me eché los cabellos para atrás para que no se me pegaran al cuello y miré a mi alrededor. Me tranquilizaba ligeramente saber que ayer mismo había ordenado peinar toda la zona, asi que no habría nada peligroso. Sin embargo, todo mi miedo había trascendido hasta lo irracional, tenía miedo por el simple hecho de estar allí, pero como no estaba sola, se me acabaría pasando...estaba todo muy interiorizado.

-Estoy bien. No es nada- dije con la vista fija en un punto del bosque, como asegurándome de que no fuera a pasar algo y no lo fuera a ver.- Esta todo bien- dije en un leve susurro, más bien para autoconvencerme.

Me acerqué al margen del río y me arrodillé para hundir las manos en el agua. Al menos ya no me latía en las sienes el corazón. Me mojé la cara y volví a mirar de forma inconsciente a mi derecha. Me puse en pie y me sequé las manos en la camisa. Me costaba no mirar hacia los árboles, era un miedo casi instintivo. Era curioso pensar que un simple espacio abierto, pudiera causarme tanta ansiedad. Quizá no había sido tan buena idea aquel plan. Suspiré y me aflojé las cintas del corpiño, puesto que de repente me parecía que me apretaba demasiado.

-Mmm...Bueno...Pues ya estamos aquí...-intenté calmarme con pensamientos racionales de que todo iba como lo había planeado.

Me sentía extrañamente desvalida, como si en cualquier momento fueran a atacarme por la espalda. Me acaricié las vertebras del cuello y acabé por quitarme del todo el corpiño. Respiré profundamente y me pasé los dedos por la fina cicatriz que tenía en el hombro. Di unos pasos en dirección a Svenar, entonces escuché un chapoteo en el río, a mi espalda, me alarmé y al girarme, con demasiado impetu, resbalé con la espesa hierba. Me caía de forma un tanto cómica y me abracé a mi marido y mirá hacia atrás. Solo había sido un pez. Se produjo cierto silencio incómodo hasta que me empecé a reir. Me sentía un poco ridícula.

-¡Vaya, que tontería!- me reía de mi propia actuación y cuando me relajé, pasados unos segundos me puse de puntillas, le rodeé el cuello con los brazos y le di un largo y apasionado beso, mordiendole con suavidad los labios. Seguía sintiendo cierta inquietud pero, no había perdido de vista el porque estaba ahi con el, y mientras estuviera, no tenía d que preocuparme- Cuanto tiempo sin poder hacer esto- dije en un susurro seductor y pegué mi cuerpo al suyo mientras le dedicaba una mirada sugerente y provocativa. - No sabes cuanto te echaba de menos...

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Lun Mayo 27, 2013 2:57 pm

Sabía que mi mujer tenía terror a los espacios muy abiertos por un hecho que le había pasado en la adolescencia. Dicho acontecimiento le había dejado un recordatorio de por vida en el hombro en forma de una cicatriz. Me bajé de Fames y me acerqué lentamente a Enery, sabiendo que los movimientos bruscos podían afectarla debido al susto. La miré en todo momento y como se debatía contra su fobia, buscando sus ojos con los míos, mucho mas calmado, aunque angustiado por no poder sentir como ella se sentía para entender más sobre su estado. Lo único que podía hacer era consolarla con mi presencia, aunque debía haber pensado éso ella misma... me había parecido raro que nos encontráramos para una cabalgata a la intemperie con tan... poca gente para mirarnos. Sabía con que intención había sido, pero si éso la angustiaba, pues debíamos volver.

Me aseguró que estaba bien y me la quedé mirando mientras que se mojaba la cara en el agua del río. Se desprendió el corpiño que llevaba por sobre la camisa para darse más aire y se comenzó a acercar hacia mí. Le sonreí sin decir ninguna palabra. No necesitaba decir lo mucho que la quería y lo preocupado que me ponía cuando se sentía mal. Justo en ése momento, un pez saltó en brazo del Rio Vinomiel en el cual nos ubicábamos, haciendo un leve sonido de chapoteo. Enery se sobresaltó y se tropezó, aunque pude atraparla antes de caer, riéndome junto con ella de forma alegre, mucho más feliz de tenerla entre brazos nuevamente. Me senté mientras que ella me besaba. le respondí con adoración, primero suavemente y luego encontrando su lengua con la mía, dejándome dominar por su olor y perfume y su actitud tan fresca.

"Cuanto tiempo... así es..." afirmé, mientras abrazaba su cintura, apretándola contra mí y besando su cuello, mordiendo y lamiendo su elegante porte hasta la barbilla, donde deposité suaves besos hasta encontrar nuevamente su boca, explorando sus confines con mi lengua. La miré con ojos que decían que yo también la había extrañado... horrores. Encima, durante la guerra, no había tenido ningún contacto físico con una mujer, manteniendo mi fidelidad, por lo que estaba un poco... ansioso. Éso se demostró cuando mis manos levantaron suavemente su camisa y descubrieron su estómago, al cual comencé a depositar besos alrededor del ombligo, respirando entrecortadamente aún cuando nada había pasado todavía. La miré juguetón y me quité los guantes y apreté su trasero para levantarla y sentarla a horcajadas sobre mí en el pasto, oliendo la esencia de su piel cuando mordí su escote...

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Mar Mayo 28, 2013 4:34 am

El simple contacto de su cálido cuerpo contra el mio, despertaba mi deseo. El contacto de su lengua recorriendo mi cuello, y sus besos, por fin, después tanto tiempo…Enredé los dedos en su cabello y le acaricie la nuca con mimo mientras le devolvía el beso, jugueteé con su lengua y exploré su boca con lenta y subyugante pasión, como si dosificara mi deseo y controlara mi ansia para alargar aquel momento. Sin embargo, mi cuerpo estaba ya excitado como si ya estuviéramos desnudos, notaba como una ola de calor abrazaba mi cuerpo y me mordí el labio inferior cuando sentí el electrizante contacto de sus labios contra mi vientre. Mis uñas acariciaron las vértebras de su cuello en un suave cosquilleo y pensé en todos los juegos amorosos que nos habíamos perdido en aquellos seis meses de guerra y embarazo.

Le dediqué una mirada cargada de deseo, lujuria y amor en respuesta a la suya y me acomodé sobre él sin apartar mis ojos de los suyos. Deshice las cintas de la camisa que me cubría hasta la mitas, hasta dejar bien a la vista mi canalillo y toda la curva superior de mis senos, dejando el resto a la imaginación. Me pasé los dedos bajo los pechos y pasados unos segundos me los presioné. Al acariciar los pezones estos se revelaron claramente bajo la fina seda, dibujándose su sombra y su forma. Me los pellizque de forma sutil, esbozando una sonrisa traviesa que aguardaba solo para el . Le acaricié el cuello con la yema de los dedos, seguí dibujando la línea de la mandíbula y acabé en sus labios. No tardé en sustituirlos por mis labios. Los rocé de forma sutil y se los lamí lentamente hasta dejar escapar un suspiro de contenido deseo hacia él. Colé las manos bajo su ropa hasta que toqué la cicatriz de su abdomen y la seguí en una tierna caricia.

Entonces le besé con ardor, dejando escapar de vez n cuando algún gemido que dejaba entre ver lo mucho que me estaba costando mantener cierta compostura. Le mordí y recorrí cada espacio hasta bajar al cuello para morderlo y subir hasta su oído.

-Soy toda tuya- dije en un susurro seductor, con toda la intención de provocar

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Mar Mayo 28, 2013 2:29 pm

La sensualidad que desbordaba de mi esposa no pasaba desapercibida a mis sentidos. Era como si ella hubiera nacido con la capacidad innata de atraerme, aún cuando era una de las damas mas hermosas de todo el reino. Pero toda la belleza del mundo no era suficiente si no se sabía usar... Por éso era que mirarla a Enery todos los días era casi doloroso, ya que me recordaba que era mía en cada uno de sus movimientos, invitándome a probarlo. Yo, justo un hombre que mantenía la compostura y las apariencias, con ella me era casi imposible hacerlo. Controlé mi ansia junto con ella, respondiendo a su beso de forma lenta y parsimónica, arrastrando mi lengua contra la de ella, buscando su paladar y cada uno de los recovecos de su boca.

Se acomodó sobre mí mientras me acariciaba de forma muy sugerente. Un escalofrío recorrió mi espalda y la miré con ojos que destellaban de lujuria. No hice otra cosa que observar mientras se quitaba la camisa lentamente, dejando semidescubiertos sus sugerentes senos. Su piel dorada era una clara invitación a mis labios y dientes, sobre todos la que sobresalía por la camisa. Sin poder soportarlo mucho más luego de sus caricias a mi abdomen, Me quité el jubón y la camisa, quedándome desnudo de cintura para arriba y puse mis manos en su ropa mientras mordía su labio inferior. Tiré de su camisa y ésta se desprendió, descubriendo sus pechos del todo. Mi erección creció de repente contra su humedad a través de nuestros molestos pantalones.

Le sonreí y le acaricié los lumbares, haciendo que se arqueara para tener los pechos a mi alcance. Me relamí y mordí el canal de los mismos, obligándola a moverse sobre mi creciente hombría con mis manos sobre su cintura y trasero. Lamí todo el camino hasta su cuello y luego a su boca, regalándole un corto pero intenso beso, y bajando de nuevo hasta su pecho izquierdo, soplando sobre su pezón y lamiendo su piel. Rematé la tortura poniendo mis dientes sobre la sensitiva cutis y tiré de ella sin ninguna tregua. No hacía caso a palabras ya... estaba demasiado en lo mío.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Jue Mayo 30, 2013 3:23 am

Dioses, que difícil es esto”, definitivamente, todo mi cuerpo me pedía a gritos un contacto mucho más estrecho y el roce de su erección contra mi sexo a través de la ropa no me estaba poniendo las cosas más fáciles, me mordí el labio inferior y lo solté lentamente junto con un sensual suspiro de gusto. Le devolví el beso cuando el camino de su lengua termino en mis labios y me esbocé una sonrisa cuando me mordió el canal entre los senos. Una leve risa traviesa se me escapo cuando se centro en la zona más sensible tiró de ella, la visión era injustamente excitante, y la sensación sencillamente no tenía adjetivo que la definiera. Solté una leve exclamación juguetona y me tapé los senos con las manos dejando a la vista la piel entre los dedos. Le sonreí y le mordí los labios tirando levemente de ellos.

Me incorporé. Había llegado el momento de aligerar el peso. Me terminé de desnudar con exasperante lentitud. Sentí la brisa campestre acariciar mi piel y el roce de la hierba contra las plantas de mis pies. Me volví a agachar, echándome el cabello hacia atrás, acaricie su abdomen con la yema de los dedos, recreándome en el suave contorno de su armoniosa anatomía, y acerque mis labios a los suyos. Se los mordí varias veces, con una leve sonrisa, mientras mis manos iban deslizándose lentamente por su cuerpo hasta desabrocharle los pantalones. Pasé los dedos sobre su miembro mirándole un instante a esos bellos ojos claros y empecé a besarle el cuello exhalando un leve suspiro cargado de deseo. Notaba como todo mi cuerpo me pedía aún más. Le pegué un mordisco un poco más fuerte de lo normal y tiré de su ropa para quitársela. Una vez me hube deshecho de las prendas molestas, le dediqué una mirada voraz, cargada de excitación y lujuria. Me lamí los labios en un gesto sutil, pícaro, volví a cerrar los dedos entorno a su miembro y me agaché hasta rozarlo con los labios.

Empecé lamiendo de forma lenta y constante mirándolo de vez en cuando con picardía, de vez en cuando amagaba con introducirlo en mi boca, pero apenas era un beso húmedo y cálido en su zona más sensible. Llegado el momento en que yo ya no aguantaba más la presión y ansia de mi cuerpo, y pensando que ya lo había tentado demasiado, me lo introduje lentamente, haciendo presión con los labios. Empecé a un ritmo lento, casi ya incapaz de pensar, y lo único que bombardeaba mi mente era mi deseo e imágenes de los dos, de cuando nos casamos y los años que lo siguieron. Le adoraba más allá de lo que jamás hubiese podido imaginar. Creo que podía afirmar que era la mujer más afortunada, mi matrimonio, a pesar de ser concertado, había llegado a generar más afecto y amor que muchos otros.

Deslicé mi mano libre por mi cuerpo hasta acariciar mi sexo, y fue presionar mi clítoris más que suficiente para recibir una descarga eléctrica que me arañó por dentro con doloroso placer. No tardaron en humedecérseme los dedos, y aumenté el ritmo. Le solté para dejar ir un gemido amortiguado de placer.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Mayo 30, 2013 8:00 pm

Suspiraba de forma ronca y pesada. Me era prácticamente imposible mantener el control de ésta forma y con ella ejerciendo tanta presión. Observé con ojos que desbordaban lujuria como Enery se desvestía en frente mío, no perdiéndome ningún detalle de los movimientos de las telas al deslizarse por su impresionante cuerpo. Al final, cuando el viento acarició su anatomía desnuda, moví mi mandíbula hacia un lado, en gesto de extremo autocontrol y entrecerré los ojos. Respondí a sus fogosos besos cuando se volvió a acercar y lamí sus labios al momento que mordía los míos, luego buscaba acariciar su espalda y lumbares con mis manos mientras que ella se ocupaba de mi cuello. Sonreí, recordando las miles de veces que habíamos pasado por lo mismo, sin cansarnos de ello.

Antes de estar casados había soñado muchas veces con ella, de formas no muy propias para un Caballero y menos para un Noble Señor, pero uno no era de palo, por muchos títulos honoríficos que cargara. Mi psique se volvió pedazos en el mismo momento en que me miró con gesto de deseo y se dedicó a quitarme la ropa, cosa con la que la ayudé hasta quedar tan desnudo como ella. Cerré los ojos y acaricié su cabello cuando su aliento acarició mi hombría, y luego la humedad de su boca fue capaz de envolverme en un abrazo que era capaz de arrancar la razón, seguido de un ritmo que se volvía insoportable de a momentos. Ella suspiraba como yo, y se notaba que intentaba no dejar escapar muchas exclamaciones de más.

Decidiendo que el dominio estaba inclinándose en mi contra, me moví de inmediato cuando me soltó y me coloqué sobre ella, cuidando que apoyara su espalda en las ropas que habíamos desperdigado por allí. Le sonreí con adoración y deseo, mirándole a los húmedos ojos celestes y apresé su cuerpo con el mío, aplastando su anatomía con la mía contra el césped y la tela de nuestras prendas. Jugué con su lengua, impidiéndole respirar mientras me movía contra su sexo, haciendo que, poco a poco, arremetida a arremetida, comenzara el verdadero acto. Una de mis manos amasó uno de sus pechos, pellizcándolo, mientras que la otra se hundía en su melena dorada... y la unión se concretó...

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Lun Jun 03, 2013 9:14 am

Esbocé una media sonrisa divertida cuando me colocó debajo de él, y suspiré de gusto al sentir su cuerpo contra el mio. Me lamí el labio superior con gesto sutil pero sugerente, casi instintivo al notar el contacto de su miembro contra mi húmedo y excitado sexo. Respiré profundamente y suspiré sobre sus labios cuando sentí la invasión. Gemí y arqueé suavemente la espalda. Abracé su cintura con las piernas, ejerciendo una suave presión y le acaricié la espalda, clavando mi mirada cargada de deseo en sus ojos. Sople con suavidad sobre sus labios y le di un largo e intenso beso. Incluso tuve que ahogar los gemidos que se formaban en mi garganta para separarme de su boca. Hice presión con la yema de los dedos sobre su nuca y enredé los dedos en su cabello tirando levemente.

Le di pequeñas mordidas en los labios y seguía depositando besos, siguiendo, la linea de la mandíbula hasta llegar a la oreja. La acaricie suavemente con mi aliento y se la mordí con gesto juguetón. Todo mi cuerpo se estremecía de placer ante el íntimo abrazo. Le echaba tanto de menos que dolía su ausencia durante tantos meses. Sentía como me iba consumiendo un hambre voraz dormida durante mucho tiempo, y me araña por dentro consciente de que había llegado su momento. Era la primera vez que sentía que mi deseo era algo casi inabarcable. Bajé por su clavícula, acariciándola con los labios, hasta morder su hombro con suavidad. En sentido ascendente, le acaricié con las uñas la espalda, sin marcarle la piel.

Apreté mi cuerpo contra el suyo y gemí totalmente adrede junto a su odio y le presioné con las piernas para profundizar la unión. Sonreí de nuevo mirándole a los ojos y le lamí los labios con gesto risueño.

-Eso de que...me pongas debajo...cuando parece que te voy ganando...es ¿por qué algo te da miedo?- comenté de forma entrecortada y en un susurro seductor y le mordí el cuello con gesto voraz.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Lun Jun 03, 2013 4:52 pm

Sonreí con el rostro pegado a su piel. Como era que había sobrevivido durante meses sin su compañía, sin el contacto de su cuerpo, no tenía ni idea. Era sofocante la sensualidad que desprendía y la capacidad que ella tenía para seducirme aún cuando la que estaba siendo dominada era ella. Suspiré pesadamente cuando me adentré en ella y acaricié sus nalgas cuando abrazo mi cadera con sus piernas y me adentré aún más en ella, haciendo un leve movimiento de caderas para comenzar con un ritmo pausado pero profundo. Respondí a sus besos con ardor, deteniéndome largo rato en ellos, cambiando el ángulo del cuello para tener más acceso a su boca, la cual saboree sin dejarme un solo recodo.

Me separé cuando me besó y mordió la oreja y entreabrí los labios, moviendo mis caderas de forma automática, internándome una y otra vez en la humedad y calor de su abrazo. Mordí su lengua con suavidad cuando lamió mis labios y sentí que sus gemidos eran ondas eléctricas enviadas diréctamente a mi cerebro, masajes que se sincronizaban perfectamente con las embestidas que le regalaba, cada una más profunda que la otra. "Ganándo...? No veo... que así fuera.... Simplemente te dejé estar..." aseguré entrecortadamente y guiñandole un ojo. Para demostrárselo, me erguí, quedando arrodillado y con la espalda recta. Tomé sus caderas y la acerqué hacia mí, penetrándola más, si se podía. Tensé todos mis músculos y retomé el ritmo, haciendo que tanto mi miembro dentro de ella, como todo su cuerpo se moviera levemente en la hierba. El sudor comenzaba a recorrerme la espalda con continuidad...

Mirándola allí, completamente dominada, su piel dorada alumbrada por el sol y remarcada por el verde del césped, no hizo otra cosa que aumentar mi excitación. Me agaché levemente y mordí uno de sus pechos, un poco más crecidos por el post embarazo. Lamí y mordisquee la suave, pero firme piel, pero sin tocar sus pezones en ningún momento, buscando tentarla... sacarla de sus cabales si podía.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Miér Jun 05, 2013 4:50 pm

Ladeé ligeramente la cabeza ante su respuesta y entrecerré los ojos con gesto inquisitivo y risueño. Habría que hacerle cambiar un poquito de opinión, que una tenía cierta "reputación" que mantener. Mi respiración se volvió más pesada cuando cambió ligeramente la posición y sentí el vaivén de mi cuerpo llevado por sus manos en mi cadera. Suspiré y cerré los ojos ante las lentas e intensas olas de placer que lamian mi cuerpo con cada embestida. Suaves y sugerentes gemidos escapan de entre mis labios sin apenas contención. Hacía tanto que deseaba aquello, que sus caricias y el acto en si me embriagaban y me nublaba la mente con mucha facilidad.

Me estremecí de puro placer cuando sentí su boca en mis senos, provocandome de forma totalmente deliberada. Era subyugante y tentador. Me mordí los labios y exhalé un gemido tierno y ansioso. Notaba como hasta la última fibra de mi ser anhelaba más y sentía la lenta y constante invasión de su miembro en mi interior como una agonía que no deseaba que se detuviera ni por un segundo. Arqué suavemente la espalda enredé los dedos en su pelo aprovechando que estaba a la altura de mis pechos. Me hubiese abandonado al placer que me ofrecía, si no fuera porque a mi también me gustaba jugar a lo mismo que a él. Le obligué a mirarme, le solté, con mi picara y lujuriosa mirada fija en sus ojos, y deslicé mis manos hasta las suyas. Le insté a soltarme, y me eché hacia atras, para poder incorporarme y ponerme de rodillas frente a él. Le acaricié el cuerpo con la mirada de forma en absoluto disimulada, y me mordí el labio con gesto voraz, como un depredador acechando entre la maleza.

Casi me abalancé sobre él, apresando su boca en un beso ansioso, muy intenso y cargado de pasión. Usando el peso de mi cuerpo, ya que de la fuerza no podía tirar ni de lejos, le animé a tumbarse en la hierba. Un cambio de tornas no venía mal de vez en cuando. Me reí por lo bajo con tono divertido y le mordí y lamí los labios, juguetona, antes de colocarme bien sobre el y volver a deslizarlo dentro de mi. Con las manos apoyadas a ambos lados de su cuerpo, empecé con un ritmo más alto que el suyo, llevada por mi intenso deseo cada vez más descontrolado. Gemía con suavidad y de vez en cuando me mordía el labio inferior, sin esconder la intensa excitación que sentía, que me producía toda aquel juego insaciable e infinito. Se aguaron los ojos y bajé un poco el ritmo, haciéndolo más lento y profundo. Comiéndomelo con la mirada.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Jun 06, 2013 9:46 am

La miré, obligado por sus manos y atraído por sus suaves gemidos. Probablemente sus ojos reflejaran lo mismo que los míos: pasión y cariño en casi igual medida... salvo que, por la situación en la que estábamos, la pasion rosaba la lujuria y hacía que todo lo demás poco importara. Lamí su boca, la cual ella mordía con deliberada tentación, y sentí como se levantaba suavemente hasta quedar arrodillada sobre mí, ambos en posición vertical. Moví mis caderas en sentido ascendente para continuar con el acto y no distraernos. Podía ver los sentidos de ella agudizarse con cada embestida a través de sus ojos dilatados y la piel erizada... era una visión que, si no era divina, rozaba con ello.

Uno de mis brazos envolvió su cintura a la altura de los lumbares, apretándola más contra mí, y mi otra mano apresó una de sus nalgas y la obligaba a levantarse y caer, a levantarse y caer cada vez más profundo. Un largo gruñido se creó en mi garganta y lo solté antes que se abalanzara sobre mí. La besé con igual pasion, deslizando mi lengua contra la suya e intentando mantenerla a raya, pero la presión de su cuerpo hizo que me distrajera y terminara tumbado en la hierba con una media sonrisa. Tomé su cintura con mis manos y deslicé una hasta su clítoris, pellizcando y rozándola mientras que ella misma me hacía invadirla nuevamente. Mordí fuertemente mis muelas y dejé escapar un gruñido contenido al tiempo que la hermosa mujer que tenía de esposa decidía tomar las riendas de la cuestión...

La visión de ella montándome, combinado con el hecho de sentir cada uno de sus movimientos era extasiante. Sus caderas se movían más rápido de a segundos, y me arrastraban por la hierba... el abrazo húmedo y caliente de su interior no hacía más que acariciar todos mis sentidos. Sin poder aguantarme, me erguí levemente y mordí uno de sus pezones, succionando y sintiendo que su tamaño había aumentado debido a el embarazo. Sonreí y lamí el canal de sus pechos para cambiar a su otro seno, mordiendo sin piedad mientras me impulsaba hacia arriba, penetrándola cada vez más profundamente...

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Lun Jun 10, 2013 2:56 am

Entreabrí los labios para exhalar un suspiro que acabó convirtiéndose en un gemido. Cerré los puños y arranqué unas finas hebras de hierba en un arrebato especialmente intenso. Notaba como el cuerpo se me iba perlando de sudor poco a poco y una suave brisa lo enfrió e hizo ondear levemente. Bajé un poco el ritmo y me eché los cabellos hacia atrás para que no se me vinieran a la cara. El roce de su mano contra mi clítoris me pillo desprevenida, y fue como una placentera descarga eléctrica que me besó todo el cuerpo. Una tras otras, me estremecí y no fui consciente durante unos segundos de nada, solo de las respuestas de mi cuerpo y el cuerpo de Svenar. Mis propios gemidos, cada vez mas intensos y seguidos me eran ajenos, y no les prestaba atención. No le aparté la mano de esa zona tan erógena, le dejé estar un rato más.

Cuando sentí el húmedo y cálido contacto de su boca sobre mis pechos de forma alterna, me estremecí de gusto perceptiblemente, y entonces si aparte su mano. Por unos breves segundos, me había dejado llevar demasiado y me había abandonado totalmente a la excitación de sus caricias. Le pase los dedos por la nuca y seguí arrastrando las uñas por sus hombros dejandole finas marcas enrojecidas. Entonces, le lamí uno de los rasguños y le empujé de nuevo contra la hierba. Le lancé una mirada voraz y le mordí los labios tirando levemente de ellos. La presión de su miembro. el roce continuo, cada vez más profundo me arañaban por dentro. Sentía todos los músculos tensos bajo la piel y un calor que me nacía de dentro como si fuera un hierro candente. Eché la cabeza hacia atrás al tiempo que me mordía el labio inferior con el rostro contraído en una expresión de profundo placer y lujuria.

Por reflejo, me presioné uno de los senos, provocándome un fino arañazo en la curva superior y apenas me percaté y no sentí dolor alguno. Entonces, mi sexo, excitado a mas no poder, abrazo su miembro haciendo el roce y la unión deliciosamente estrecha. Ni mi mente ni mi cuerpo fueron capaces de soportar, con toda la entereza que me hubiese gustado, la intensa ola de éxtasis que me anuló las fuerzas unos segundos. Parecía mentira que pudiera ser tan asombrosamente excitante y atrayente, parecía haber sido dotado con la carga magnética precisa para atraerme. Tenía la extraña certeza de que no había nadie más sobre la tierra que pudiera hacerme nada ni siquiera semejante. Me eché hacia delante, rozando la piel de su pecho contra el mio, bajé ligeramente el ritmo y se me escapó un gemido cargado de desesperado y suplicante deseo. Le miré con los ojos brillantes. Los gemidos escapaban de entre mis labios, acariciando los suyos. El control que tenía sobre mi era un eco lejano, estaba tan cerca…

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Lun Jun 10, 2013 4:28 pm

Ya cuando la situación se ponía de ésta forma, era imposible mantener el autocontrol. Solo bastaba mirar a Enery para desearla, para querer poseerla y que el mundo supiera que era tuya. El sentimiento era arrebatador... y pensar que lo hacíamos allí, donde habíamos caído parados, presa del deseo y la lujuria contenidos durante meses. Alejé mi cara de su piel al sentir sus movimientos acelerados y, luego, descendiendo de velocidad nuevamente, haciendo hervir la piel de mi hombría y quemando cada palmo de piel que entraba en contacto con la de ella. Sus cabellos dorados se arremoliaron a su alrededor, y fueron tirados hacia atrás de su cabeza en un sensual gesto que, seguramente, estaba calculado para seguir provocandome. Seguí masajeándole el clítoris, sintiendo como se mojaba cada vez más, y como sus gemidos clamaban por ello.

Mi cintura y pelvis se coordinaban con ella lo mejor que podían, pero la mayoría del movimiento lo hacía ella, cayendo y moviéndose sobre mi falo que parecía una espada recién salida de la forja. Me rasguño y me quejé sonoramente por ello, aunque fui aplacado por sus constantes gemidos. Tiré la cabeza hacia atrás al sentir sus lamidas en mi hombro rasguñado, y fui a parar al piso por su empuje. Estaba siendo parte de un acto divino... o infernal, no lo sabía, pero no me importaba. Era como la prolongación máxima del placer humano en forma de acto carnal, y personificado en ésa diosa que era la mujer sobre mí. La miré con ojos que podrían haberla quemado viva y me levanté para lamer y morder el pecho que había quedado rasguñado mientras que un par de gruñidos se me escapaban.

Volvimos al piso cuando me besó, cosa que respondí con lujuria, pasandole los dedos por el trasero, subiendo por la espalda y masajeando sus pechos que se aplastaban contra el mío. Ascendí con mis caderas, y la dejaba caer hasta el agotamiento, sintiendo el abrazo extremo que su humedad trabajaba sobre mi hombría. La cercanía con el final resultaba casi doloroso.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Miér Jun 12, 2013 3:02 pm

Diría que si me hubieran acercado un hielo en aquel momento, se hubiera evaporado antes de tocarme la piel. Ya no era capaz de hacer nada de forma premeditada, era puro instinto pasional. Sentía prácticamente todos los músculos de cuerpo tensos bajo la piel. Me mordí el labio inferior, aunque ya era totalmente imposible reprimir los gemidos de excitación. Le regalé un beso intenso y entre cortado, puesto que era difícil respirar y mantener el ritmo. Le mordí los labios y hundí levemente las uñas en su hombro, sin abrir heridas. El contacto de su cuerpo contra mi piel era casi doloroso, sentía que estaba hipersensible.

No estaba ardiendo por fuera solamente, si no también por dentro, no iba a poder aguantar mucho más. El ansia contenida durante tantos meses, el deseo, y el simple hecho de abrir los ojos y bajar la vista para mirarle...su sola visión me devoraba por dentro. El roce de su miembro había llegado a un punto sin retorno. Sentía todo tan incrementado que hasta desbordaba la capacidad de mi mente para asumirlo. Entonces el places rebaso todos los límites, mi cuerpo fue recorrido por un espasmo muy intenso. Una fuerte exclamación de éxtasis escapó de entre mis labios, y cerré los puños sin llegar a clavarle las uñas en la piel para no hacerle más arañazos, eso fue lo único que alcancé a pensar minimamente antes de irme totalmente. 

El abrazo de mi sexo se intensificó, se contrajo, apresando su miembro y obligándome a reducir el ritmo pero impulsada por intenso orgasmo, no paré hasta pasados unos intensos segundos que se me hicieron largos y cortos al mismo tiempo. Cuando fui capaz de volver en mi, de volver a ser minimamente consciente de lo que hacia, le dediqué una amorosa mirada y una tenue y divertida sonrisa. Respiraba pesadamente y los músculos los tenía entumecidos y cansados. Me acurruqué sobre sobre él y respiré profundamente dejando ir un suave suspiro después. Le dí un delicado beso en el cuello con gesto mimoso. 

-Te quiero- le susurré el oido antes de cerrar los ojos y añadir con tono risueño- al final he acabado yo encima.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Jun 13, 2013 4:53 pm

Ahí estábamos, acercándonos peligrosamente al final para terminar de ser consumidos por la fuerza del acto. Cada arremetida entumecía más mis músculos y transformaba toda ésa danza en una deliciosa tortura, capaz de volver loco a cualquiera, mas considerando los participantes de la misma... y sobre todo ella. Un gruñido fuerte se me escapó, seguido de otros más continuos, que acompañaron cada punzada... cada masaje entre los músculos de nuestros cuerpos... Parecía como si nos quemáramos u oradáramos, como rocas rozadas constantemente por el interminable océano.

La besé con intensidad, recibiendo sus pequeños brincos o meneos con movimientos de cadera que atravesaban las barreras de su ser, y gruñí al tiempo que ella gemía contra mis labios. El último tramo lo recorrimos, ella rasguñandome y yo apretando sus glúteos y pechos con mis manos a medida que me sentía consumidos y casi destrozado por la potente ola de placer que estaba por quebrar sobre mí. Me impulsaba cada vez con más ímpetu y, finalmente, sentí que ella se derrumbaba, apretándome en un peligroso abrazo, muy sensual.

Comprimido, me retorcí en el pasto mientras me corría con violencia, derramándome largamente dentro de ella mientras que seguíamos moviéndonos mas lentamente para alargar el orgasmo. Los gemidos se volvían mas tenues, pero continuaban, incluso varios minutos después de haber finalizado el acto. Por fin, todo se calmó, aunque las respiraciones de ambos seguían muy agitadas. Conectado a ella todavía, no del todo fláccido, la miré con adoración, empapado en sudor entremezclado con el de ella. Le acaricié el cuello y el rostro con amor y la recibí entre mis brazos, luego de besarla suavemente. "Yo tambien te quiero preciosa..." dije levemente, para luego sonreír y pellizcarle el trasero. "Solo porque te dejé hacerlo..." añadí en tono pícaro.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Enery Hightower el Miér Jun 19, 2013 5:16 am

Me aparté los cabellos del cuello y suspiré profundamente. Sentía el vaivén de su respiración bajo mi cuerpo y el calor de su piel contra la mia. Deposité varios besos en su cuello y me incorporé hasta quedar a unos pocos centímetros de su rostro. Esbocé una cálida y traviesa sonrisa ante sus palabras. Le soplé con suavidad en el cuello y subí por el hasta darle un pequeño beso en los labios.
-Bueno…si quieres verlo así- le mordí levemente el labio inferior, le besé en la mejilla  y me deslicé hasta su oido- Pero hay que saber cuando se es conquistado- susurré con gesto risueño.
Le guiñé un ojo y pegué mi frente a la suya y me reí por lo bajo. Me sentía muy bien, tranquila…Estaba justo donde quería estar con la persona a la que amaba, diría que era como un sueño si no fuera porque era, sin duda, mucho mejor.  Le acaricié el rostro con gesto mimoso y le di un beso largo y profundo, explorando hasta el último espacio para acabar lamiéndole los labios con deliberada lentitud. Le miré atentamente, embelesada como una doncella enamorada por primera vez. Ladeé ligeramente la cabeza y llevada por un arrebato muy emotivo y le cubrí la cara de besos.
 -A veces no puedo creerme la suerte que tengo. He acabado con el mejor de los hombres, o mejor dicho, el mejor para mi.- entrecerré ligeramente los ojos, como pensando- Porque si lo fueras para las demás…tendría que espantarte las mosconas, por si te violan o algo- hice una pausa dramática y me reí alegremente- Te adoro y sin duda, volvería a casarme contigo sin dudar. Me alegra que fueras tu el que ganó el Torneo y pidiera mi mano- yo no creía en el destino, pero también parecía cosa de magia haber acabado justo con la persona idónea para mi, sin que ninguna decisión mía haya mediado en el proceso- Dibujé el contorno de sus labios con el dedo- Por cierto, nunca te lo he preguntado pero ¿Por qué yo? ¿por qué no otra dama?- yo era una Florent, una casa destacada pero había otras con damas casaderas aún más importantes. Yo tenía mi fama, que se reflejaba en los apodos que me habían otorgado, pero no por ello era la más hermosa. Aunque a él también le llamaban el Gris, y para mi no era en absoluto así.
 Le dediqué una mirada pícara y divertida, no sabía si mi pregunta le ponía en alguna clase de apuro, y tampoco es que su respuesta fuera a cambiar nada, lo importante era lo que sentíamos y lo que había construido durante tantos año de convivencia. Jugueteé con un mechón de su pelo y le mordí la oreja.

Volver arriba Ir abajo

+18Privado Re: No hay nada mejor que el hogar.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.