Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Simplemente Valerie Baratheon

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Jared Connington el Vie Mar 15, 2013 9:55 pm

Ni siquiera había asistido al funeral de mi hermana, no quería ver el rostro de Nathan Baratheon, no quería sentir pena por él en ningún caso, en mi cabeza se repetía una y otra vez que debía odiarlo con toda mi alma y con todo lo que me quedaba de vida, por eso no asistí, tenía que ser de ese modo, no quería ver su rostro descompuesto o verle llorar frente al cuerpo de mi hermana, prefería recordarlo como lo hacía arrogante y maldito, no le iba a dar el placer de saber que tenía mi apoyo, pero mi hermana le había querido y por más que algunos ilusos me hubieran escrito esperando que traicionara al Baratheon respetaría su memoria al menos durante esta guerra, ya lo había prometido entre lagrimas en Nido del Grifo, intentaría que el corazón del Baratheon siguiera latiendo en su pecho y si los dioses a los que adoraba la gente de poniente eran justos, esperaba verlo pudrirse en la miseria, esperaba que sus dioses no le dejaran dormir por las noches y que el maldito bastión de las tormentas se llenara de recuerdos de mi hermana hasta que el descubriera el mal que le había hecho.

Pero había un motivo más además de aquella promesa, no comprendía bien que era lo que me impulsaba a hacer eso ahora, era como si la muerte de mi hermana me hiciera pensar de pronto en algo que no había pensado hasta ese entonces, que mis antepasados me personaran por lo que iba a hacer, pero necesitaba hablar con Valerie Baratheon, por lo mismo y a pesar de que mis órdenes eran claras, la marcha de mis hombres se dirigieron a Bastión de Tormentas, aquel movimiento de tropas resultaría una pérdida de tiempo tenía que hacerlo, en mi pecho sabía que tenía que volver a ver aunque fuera una vez más a la más pequeña de los venados, maldito Nathan que la había puesto en mi presencia una y otra vez, aquello hacia que ahora casi sin querer pensaba en ella y en lo injusto que sería el destino si deseara que ella, quien abría sido quizás la mejor de las regentes que hubiera tenido la tormenta de haber nacido hombre, muriera en aquella guerra.

Después de cuatro días de Marcha tranquila, los 5000 hombres que conducía desde el nido de grifos, más cincuenta caballeros seleccionados por mi mismos se apostaron en bastión de tormentas como si de un asedio se tratara, pero no lo era, por lo mismo en solitario me apresure a avanzar hasta las puertas cerradas de bastión, no fue mucho lo que tardaron en decirme que Lord Baratheon había indicado que no deseaba recibir a nadie, pero fue ahí cuando saque mi voz, una voz fuerte la de un Lord que Marcha a la guerra y no la de un joven que busca una escapada con una doncella -Soy Jared Connington, Señor del Nido del Griffo, mis hombres y yo Marchamos a la guerra convocado por Lord Baratheon, es mi humilde deseo antes poder ver a Lady Valerie Baratheon- escuche los murmullos en la torre, sabía que habían enviado por ella, ahora sólo me quedaba esperar que aceptara acudir a mi llamado.
avatar
Jared Connington
Casa vasalla
Casa vasalla


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Valerie Tyrell el Sáb Mar 16, 2013 6:20 pm

Los Maestres enviados desde el Dominio habían llegado esa mañana. Les había dado a conocer la idea, el lugar donde se llevaría a cabo y lo que esperaba de ellos. Les comenté que yo era sanadora, aunque no lo pareciera, y que por lo mismo aquel proyecto significaba mucho para mí, como también lo sería para todo el pueblo de Tormentas. Charlé con ellos levemente de cómo estaban las cosas en Poniente, sin ahondar demás en ese tema. La política era un asunto demasiado delicado para hablarlo abiertamente, aún más cuando no se tenía la confianza suficiente. Luego de la charla y de decir los últimos detalles los invité a descansar en las habitaciones que las criadas habían dispuesto para ellos. Había sido una mañana agitada y pronto serían unos agitados días.

Sentada en la pequeña habitación de las damas con un libro en los brazos descansaba mi mente leyendo algo que nada tenía que ver con guerras: plantas medicinales. Mi cabeza estaba apoyada en el respaldo del sitial y mi cuerpo estaba torpemente sentado a un punto de caer. Vestía de púrpura, oscuro por el luto que aún ahí vivíamos. Una de mis manos reposaba en mi faldón y con la otra abría el libro mientras lo observaba con el rostro ladeado. De pronto la puerta se abrió y era una de las doncellas-. Lady Valerie, os están buscando- me dijo la chica con un gesto de extrañeza en sus ojos. Me puse de pie y dejé el libro en la repisa-. ¿Quién y a dónde?- le pregunté mientras hacía eso-. Lord Connington, está frente a la entrada junto a su ejército-.

¿Qué hace lord Connington aquí? me pregunté mientras salía de la sala hacia la entrada. El hombre no había asistido al funeral de su hermana y su ausencia había sido comentada por la gente de Bastión. Apresuré el paso algo inquieta. Me imagine muchas explicaciones del porqué lord Jared estaba ahí, pero la verdad es que ninguna era del todo lógica. Quizás simplemente había venido a preguntar si había algo de su hermana, o quizás a hablar de cómo había sido su muerte, su funeral o algún otro detalle que pudiera interesarle. ¿Pero además qué hacía ahí con su ejército? Mi hermano no había estado muy hablador últimamente, pero de ahí a convocar a los ejércitos en Bastión y no decirlo era otro asunto. Intrigada bajé las escaleras y caminé hacia el vestíbulo seguida por la doncella quien, al parecer, también le parecía curioso todo este asunto. Llegué a la puerta y la abrí. Ante mis ojos apareció lord Connington y, tal como la chica había comentado, todo su ejército rodeando Bastión tras él.

- Lord Connington, que sorpresa verlo por aquí- comenté con verdadera sorpresa en mi voz. A paso ágil bajé los escalones y me acerqué hacia él mirándolo hacia arriba. Un lacayo se apresuró a seguirme-. ¿Deseáis tomar algo u os quedaréis en Bastión?- pregunté con curiosidad de forma amable-. Os invito a entrar, siempre seréis bienvenido aquí- agregué con una sonrisa sin preguntar a bocajarro qué era lo que hacía ahí. Esperaba que eso me lo dijera él mismo, ya fuera ahí o en un lugar más privado. Bastión parecía tener ojos en todos lados, sólo que en ese mismo momento parecían hacer realmente 10000 pares de ojos mirando hacia nosotros.

Volver arriba Ir abajo

Re: Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Jared Connington el Mar Mar 19, 2013 5:03 pm

-No, no me quedare en bastión de tormentas, he cambiado el curso de mi marcha sólo para volverte a verla a usted- hablar con las mujeres siempre había sido tan fácil para mí que no podía evitar sorprenderme en esos momentos en que resultaba todo confuso y no lograba asociar correctamente cuales eran las palabras que debía dedicarle, ella siempre había sido muy formal conmigo y no debía ser de otra forma a final de cuentas era una Baratheon era diferente a los ojos de cualquier persona que viviera en poniente. -Marcho a la guerra convocada por vuestro hermano y quiero que mis palabras hagan eco en él por medio de usted- No era correcto que dijera a la propia hermana del señor de la tormenta que el un único lugar en que esperaba volver a ver a su hermano era en una pira funeraria -Dígale que Lord Connington marchara a cumplir con sus órdenes y los deberes encomendados por su señor, pero dígale también que si ambos sobrevivimos a esta guerra tiene muchas cosas que explicarme y esperare su visita en el nido del grifo, en mis tierras, no en las de él - pasada la guerra me tendría que explicar que paso con mi hermana, esperaba sobrevivir a esta guerra y que él también lo hiciera, después de eso tendríamos nuestro encuentro.

Pero no sólo de Nathan quería hablar con ella, de hecho de lo que menos quería hablar era de él, por eso mismo hice mínima la distancia entre ella y yo para poder hablar con la mayor privacidad posible dentro de esas paredes -Antes de continuar mi camino sólo le quiero pedir dos cosas, la primera de ella es pedirle simplemente que sobreviva a esta guerra, en el pasado peleo junto a su hermano y me imagino que lo volverá a hacer, pero le pido que recuerde que no es un guerrera sino una dama, no una dama que sirva sólo para adornar una corte, pero una dama a final de cuentas. Sin embargo como sé mis palabras no encontraran sino oídos que hacen su voluntad y no lo que se me pide, sino le ofenden mis actos y confiáis en mis deseos de supervivencia para vos, le pido que acepte 50 caballeros del nido del grifo, no los pongo a disposición de bastión de tormentas, tampoco los pongo a disposición de vuestro hermano, los pongo a disposición de Valerie Baratheon- después de mis palabras se hizo una pausa en nuestra conversación, por mi parte la pausa era a raíz de esperar una respuesta de parte de ella y mi oferta, y por parte de ella al menos yo imagine que su silencio venía a ser la consecuencia de la sorpresa que le había causado. Pero el asunto no terminaba ahí, tal cual se lo había dicho, mi presencia en el símbolo de la tierra se la tormenta eran 2 solicitudes y la segunda respondía a algo mucho más personal -La segunda de mis peticiones es directamente para usted y no responde a nada más que no sea un deseo personal, los rumores dicen que estáis prometida con un Tyrell y por lo mismo espero no ofenderla con mi petición, pero es simple, sólo le pido volverla a ver una vez más si sobrevivo a esta guerra, no condiciono mi participación en la guerra si usted considera inapropiada mi petición, no lo tomé como una amenaza pues participare en la guerra a pesar de que odio a vuestro hermano y le prometo intentare traer la victoria a su fortaleza. Pero si le pido esta simple concesión, una prenda de Lady Baratheon que sirva de aliento en los momentos difíciles sólo para regresar a nuestras tierras y poder regresarla a su dueña en un nuevo encuentro-.

Para muchos mi solicitud habría resultado extraña, los Baratheon eran los culpables de la dedica de mi familia, yo bien sabía eso, pero no quería seguir pensando que iba a pelear sólo en memoria de mi hermana amada, no, yo no quería eso, lo que quería era tener mis motivos para pelear y para regresar porque la muerte de Eve ahora me aseguraba que ya nunca volvería a ser libre y Essos no era más que un sueño lejano que nunca volvería a vivir.
avatar
Jared Connington
Casa vasalla
Casa vasalla


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Valerie Tyrell el Miér Mar 20, 2013 5:07 pm

Ya sus primeras palabras me parecieron extrañas. Intimidantes de cierto modo, Jared Connington solía intimidarme aunque cualquiera dijera que su frase no tenía nada de especial. Mostraba tal intensidad al hablarme que me limité a asentir cuando dijo que había venido a hablar conmigo. El lacayo terminó de acercarse y a paso lento caminamos hacia el interior de la fortaleza. Yo avanzaba en silencio siguiendo sus pasos y escuchando lo que venía a decir. Aquella frase era fruto de los hechos recientes. La muerte de Eve, tan oscura para algunos y tan clara para aquellos que la habíamos presenciado parecía no del todo comprendida. Cruzamos el corredor y una corriente de aire meció mi cabello. Me detuve por un segundo para cerrar la ventana mientras hablaba, dándole ligeramente la espalda-. Os haré saber vuestro recado, lord Connington. Os aseguro que mi hermano no tendrá problema en hablar con vos, al fin y al cabo, y sin importar cuánto tiempo pase, siempre seréis su familia- respondí educadamente dejando de lado el tono severo de su amenaza. Sabía que era el dolor el que hablaba, y la impotencia de haber perdido a alguien que se ama tanto como es a una hermana. Me giré ya con la ventana cerrada tras de mí y lo observé.

Su paso se acercó a mi persona y me mantuve quieta y serena con la luz del sol pegándome desde atrás. No desvíe mi mirada, a pesar de que su cercanía me ponía un tanto nerviosa. Era el verme imprevista, ignorante de lo que iba a decir o hacer. No era miedo, mas era duda. Jared Connington se presentaba frente a mí como un enigma, y aunque ya eran sumadas las ocasiones en que me había encontrado con él, seguía con aquel halo de misterio que ocultaba bajo sus gestos y sus viajes secretos. Escuché enarcando una ceja algo confusa en un inicio para luego sonreír con ligereza. Así como él parecía un misterio para mí cualquiera diría que para él yo no era misterio alguno. Aquello me sorprendió, tal como me sorprendió su ofrecimiento. En mi vida me había tocado comandar tropas, pero siempre a nombre de Nathan, tal como había sucedido en Refugio Estival. Primera vez que alguien ofrecía hombres expresamente a mi cargo-. No sé qué deciros, lord Connington- dije en un susurro sin saber realmente qué decir. Mi labia se había ido a volar y las palabras no llegaban a mí. El estupor me provocó una ineptitud para decir algo en concreto, sobretodo de saber que él tenía algo más qué decir, y no podía imaginar que fuera algo aún más sorprendente de lo que ya había dicho.

Sin embargo, lord Connington pudo sorprenderme una vez más. El rumor del que habló me dejó rígida. No asentí a él, mas tampoco lo negué, pues no estaba en posición de decir nada al respecto. Afirmarlo era hacerlo real, y hasta que la guerra no pasara no quería pensar en hacer real un enlace del cual no me terminaba de convencer con la sangre de mi pueblo derrama por Poniente. Así, y agazapada contra la ventana que contrataba con su luz, su petición salió de sus labios tal como la había escuchado en aquellas legendarias historias de damas y caballeros. Me ruboricé tan notoriamente que agradecí no estar vestida de rojo para camuflar mi rostro en el color de mi vestido. ¿Una prenda?, pensé empuñando mi mano en el faldón de mi vestido, ¿dónde sacaría yo una prenda que darle?. Me dio gracias, sobre la vergüenza que sentía, su discurso que hablaba de los desgraciados sentimientos que tenía ante Nathan, y ante ello solté una risa nerviosa asintiendo repetidamente, dando entender que había comprendido su petición del todo-. Pues, dejadme ir por partes- dije para aclarar mis pensamientos. Maldije por el hecho de haber cerrado la ventana, pues ahora un poco de aire frío me ayudaría a poner en orden mis ideas-. Os agradezco vuestros caballeros, lord Connington. Y aunque aún no sé mi destino en esta guerra, pues no sé si viajaré con Nathan, con Orson o me quedaré en Bastión, os juró que haré todo por sobrevivir, siempre que vos me prometáis lo mismo- dije dibujando en mis labios una sonrisa sincera. De verdad esperaba que sobreviviera. Era un hombre joven, regente de una casa y dueño de un noble apellido. Además confiaba en su lealtad, a pesar de la historias pasadas, y no ponía a dudas que buscaba siempre hacer lo correcto, cosa que no era fácil en este mundo-. Y en cuánto a la prenda, pues la verdad es que no sé qué podría daros...- comencé a decir, y no por justificarme del todo, sino porque de verdad no sabía qué le podía dar. Yo no era de aquellas que tenían pañuelos son sus iniciales grabadas, ni tampoco cintas para el cabello, o al menos no tenía aquellas cosas ahí conmigo en ese momento. Contra la pared junté mis pies del todo y sentí entonces mis botas bajo mi vestido. Una idea vino a mi cabeza y exclamé en ese corredizo vacío de Bastión-... ¡ya sé qué puede ser!- con tono de sorpresa aún para mí misma. Con mis dos manos sujetando el faldón que tenía puesto, comencé a subir la tela que cubría mis botas negras y mis piernas, casi nunca mostradas ante la vista de nadie más que de mí misma y de las doncellas de Bastión. Bajé mi mano hacia mi bota y de ella tomé la empuñadura de la daga que siempre llevaba ahí escondida-. No tengo pañuelos, ni siquiera un listón, mas, si no os importa la falta de feminidad de mi ofrecimiento- elevé mi vista mientras una de mis manos sujetaba mi vestido y la otra la daga de metal grisáceo y empuñadura negra que daba a mostrar ante los ojos de lord Connington-, me gustaría entregaros mi daga. Un objeto útil para vuestra cruzada, y además un objeto que me debéis devolver algún día- señalé chispeante y algo pícara-, así que no os queda otra que volver de aquella guerra para traer la daga al lugar que pertenece. Mi bota- establecí enarcando una ceja y soltando el faldón para que ocultara la bota mientras mi mano ofrecía al joven lord de Nido de Grifo uno de los objetos que me eran más preciados, el cual no dejaba de ser uno de mis secretos.

Volver arriba Ir abajo

Re: Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Jared Connington el Mar Abr 16, 2013 7:49 pm

Quería creer en sus palabras, pero la verdad es que era muy poco probable ver al venado en el nido del Grifo, pero confiaría en las palabras de su hermana pequeña y además la advertencia ya estaba hecha si no quería salir de una guerra contra la tierra de la corona para entrar en otra lo mejor sería que cumplirá la palabra que su hermana menor estaba empeñando porque de verdad esperaba que supiera que tenía muchas explicaciones que darme aún, pero para esa pelea al menos esperaría que el cuerpo de mi hermana se enfriara bajo tierra, además los asuntos que me habían llevado a bastión de tormenta en esos momentos eran unos muy diferentes. Y ese asunto seguía de pie frente a mí, tal cual como la había conocido intercediendo por su hermano y siendo una fiel representante de su casa. Estaba cerca de ella, no diré que más que cerca que nunca pues en el nido había podido sentir mucho más cerca su olor pero ahora había un ambiente diferente y de mi parte también estaba ese arrojo propio de quien quizás nunca regrese para que algo se le reproche.

De alguna forma podía sentir ese nervio en ella que a la vez hacia que yo ganara un poco más en confianza, si al menos la hacía sentir algo de nervios ya era algo mejor que la total indiferencia y por suerte aquella sensación se vio coronada minutos después con aquellas palabras que denotaban cierta confusión y sorpresa por mi actuar, pero ella demostraba que no era un joven cualquiera de un pequeño pueblo que se deja anular con pequeños gestos pues rápidamente salió de su sorpresa para una vez más intentar coger el orden de aquella conversación, primero agradeciendo por mis caballeros, a lo cual simplemente asentí con un gesto de mi cabeza que le restaba importancia a aquel gesto para con ella. -En bastión de tormentas o en un campo de batalla, ellos están con vos lady Baratheon, y por mí no os preocupéis, vuestros dioses no me conocen y por lo mismo he podido escapar ya muchas veces de aquel que ustedes llaman el desconocido- Le di una respuesta con total seguridad y con cierta arrogancia, una arrogancia que muy poco había dejado que ella viera, pero que a la hora de hablar de batallas tenía esa facilidad para salir a flote.

Pero de toda esa conversaciones lo que más me sorprendería aún estaba por venir cuando ella tomo su faldón y lo subió no más que unos cuantos centímetros, pero los suficientes para que yo me viera obligado a tragar saliva cuando ella no me estaba observando, para suerte de ambos aquello quedo simplemente de ese modo cuando ella saco una daga de entre su bota, sin duda era literalmente una mujer de armas tomar y una vez más demostraba que a pesar de estar educada en las cortes tenía aquella particularidad que la hacía lucir muy diferente a cualquiera -Si en algún momento dude si volvería con vida de esta guerra, ahora os puedo asegurar que volveré para regresaros aquello que es tan preciado para vos y que os juro mantendré en mi poder con mi vida si es necesario- fue todo lo que atine a responder mientras en mis manos cogía la daga y hacia que esta ocupara el lugar que antes había tenido la forjada en nido del grifo.

-No tengo nada más que deciros Lady Baratheon, he interrumpido mi marcha sólo para volveros a ver, no os pediré nada más pues ya me habéis dado un motivo para regresar a vuestras tierras y a las mías, sed fuerte en los tiempos que se acercan- en un último arrebato cogí una de sus manos para besarla y luego girarme para retirarme de aquella fortaleza que aún tenía el olor de mi hermana pero ahora también se llenaba para mí con nuevas esperanzas y nuevos deseos de regresar a verla.

Mis pasos ahora me dirigían al norte, había estado en tierras de la corona en el pasado siendo nadie, pero ahora regresaría siendo el terror de la corona, por mi familia, por mi hermana y por la Baratheon.

avatar
Jared Connington
Casa vasalla
Casa vasalla


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Simplemente Valerie Baratheon

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.