Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Todos juntos y en unión esperando al buen lord [Pearse Caron]

Ir abajo

Todos juntos y en unión esperando al buen lord [Pearse Caron]

Mensaje por Pericleo Tormenta el Mar Mar 12, 2013 5:56 pm

- ...¡Siete cincos! Vuelvo a ganar.- Miré los dados con el cejo fruncido; Peter Sietededos siempre sacaba buenas tiradas. Decíamos siempre que el dedo extra le daba suerte, pero... ¡Por los Siete! Qué mala suerte teníamos los demás en comparación. Los días en los barracones de Canto Nocturno siempre pasaban rápidamente, entre entrenamientos, juegos y charlas; siempre había a quien conocer, y muchas personas tenían historias muy interesantes. Que yo fuera un "alto bastardo", o así me llamaban, siendo hijo del anterior lord y hermanastro de los demás señores no me hacía diferente de aquellos buenos hombres. Sencillos, prácticos y en su mayoría buenos, esa clase de gente que no te esperas hundiendo la espada en el vientre del enemigo. Pero ahí estaban, y estaban por algo. Soldados de mi hermano, como los soldados de mi padre que perdí en mi primera guerra. Ser su espada juramentada no fue plato de gusto hasta que descubrí que no se me daba mal, tras las primeras emboscadas, aunque seguía viendo en la noche los rostros de las personas que había matado en aquel entonces. Suspiré, dejé las monedas en la mesa y bebí un poco del vino que habíamos pagado entre todos en el comedor común de los barracones.

El tiempo pasaba, y si bien nunca solía beber hasta perder el juicio, no negaría nadie que la situación me había obnubilado un poco; el vino embriagaba tanto o menos que la jarana que habíamos montado sin ninguna razón en particular, simplemente jugando a los dados en los ratos libres, aquellos que no teníamos guardias en la fortaleza. Ya había tenido mucho que explicar en los barracones, pues todos pensaban que iríamos a la guerra todos, pero por lo visto, mi medio hermano tenía otros planes. No revelaría ninguno, por supuesto, pero sí que era mejor que nos quedáramos aquí. Ahora llamaba hogar a Canto Nocturno, y por los dioses, cómo lo agradecía. Pasé un tiempo errando, de aquí para allá, y no era algo que me gustaría repetir.

Al final, Peter Sietededos se quedó con gran parte de nuestro dinero, y pese a que nos invitaría a más vino, tuve que rechazar la oferta cortésmente. Me coloqué el cinto con mi espada al levantarme lentamente y fui a las letrinas, tras lo cual ascendí la empinada escalinata hacia la fortaleza. Allí dí con el resto de espadas juramentadas, que hablaban animadamente en una sala anexa al salón de mi mediohermano. Por lo visto, Pearse se encontraba ya a poco camino de Canto, como decía el último cuervo. Esbocé una sonrisa, pese a que seguramente milord trajese consigo nuevas y quizás oscuras obligaciones. Nos vestimos bien, yo mastiqué un poco de menta para disimular el vino y aguardamos en el recibidor junto con la familia de Lord Pearse a su llegada.

Volver arriba Ir abajo

Re: Todos juntos y en unión esperando al buen lord [Pearse Caron]

Mensaje por Pearse Caron el Lun Mar 25, 2013 8:58 am

El caballo relinchó, quizás lleno de gozo y alegría, cuando el lord de Canto Nocturno vio en el horizonte su castillo entre las montañas. Al pie de las Montañas Rojas refulgía orgullosa y enorme su residencia, bien defendida por gruesas murallas y escarpados acantilados en su base. La comitiva poco a poco fue acercándose a las enormes puertas de bronce, intercambiando risas y palabras de alivio, guardando aquellos malditos estandartes de los Baratheon y alzando los propios, haciendo sonar cuernos, y agradeciendo a los Siete el regreso a su hogar sano y salvos.

Pearse no compartía su alegría. Su expresión era seria, con el ceño y los labios fruncidos en una mueca de eterno fastidio. No habría fiestas ni celebraciones, y así lo hizo saber mientras subía a su alcoba. Rayo y Trueno surgieron de la nada, los dos cachorros de la misma camada, los únicos seres con los que Pearse compartía sus escasas alegrías. Se agachó para acariciarlos con cuidado, y dio unas leves palmadas en los costados de los cánidos, apremiándolos a que corriesen por Canto Nocturno. No solían morder, y nadie estaría en peligro. Y si mordían… culpa del mordido por no haber estado atento a los animales.

En su habitación tiró mosqueado las placas de su armadura sobre el lecho, algún escudero habría de recogerlas luego, para eso estaban y para eso les pagaba. Tiró el trozo de tela amarilla a la chimenea, el estandarte que había tenido que portar como un esclavo de un señor, para que nadie sospechase de la oposición a los Baratheon que seguía aún vigente dos años después de la rebelión. Observó con una sonrisa las llamas lamiendo el oscuro venado coronado del centro, y se fue de la estancia, dando un sonoro portazo a su paso.

En el vestíbulo de Canto Nocturno sonaban los instrumentos de los bardos. La música era buena, no como los Baratheon, y resultaba un placer para los oídos, aunque desafinasen de vez en cuando. Era una vergüenza que no supiesen tocar bien el arpa. Suspiró ofuscado, y se encaminó hacia su despacho, haciendo llamar a su medio hermano Pericleo. Tenía planes para él, pues había que darles muestras de confianza a los venados. Nathan no resultaba tan desagradable como el maldito Orson, y por el momento lo hacía bien… mientras no empezase a actuar por la fuerza bruta de nuevo.

Se sentó en el salón de audiencias, quejándose por la incómoda silla que le habían puesto. Los carpinteros merecían un escarmiento, a ver si así aprendían a trabajar correctamente de una maldita vez. Hasta los reposabrazos eran desiguales. Cabreado por aquello se levantó y esperó de pie hasta que Pericleo se adentró por la puerta. Su familia era importante para él, como los perros, fuera de aquel reducido grupo solía odiar a todo el mundo, excepto las Fowler, les debía lo que habían hecho cuidando de Perséfone, pero era demasiado orgulloso para pagar sus deudas.

Estrechó la mano con su medio hermano, mientras una sonrisa afloraba en sus labios. Pocos recibían muestras de su aprecio, y solía ser lo más serio y distante posible cuando estaba acompañado. Pero con Pericleo se permitió mostrarse cercano y cordial.

- Y bien, hermano –solía dirigirse a él como con Perceval, Eressea y Perséfone, aunque su madre hubiese sido diferente, pero se crió con ellos, y a sus ojos era otro más de la familia. –¿Como ha estado Canto Nocturno en mi ausencia? Tener que ir a bajar la cabeza ante los Baratheon me ha sacado de mis obligaciones de lord, como bien sabes… y supongo que habrá nuevas, ya que aún no he mirado ni los cuervos… Ah, ¿y se sabe algo de Perceval?

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.