Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Cuando el faro pierde su luz...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Mar 07, 2013 1:16 pm

Era un día como cualquier otro, soleado, con algunas nubes que escondían el sol de vez en cuando, una brisa agradable de primavera movía los estandartes de las diferentes banderas grises y plateadas de los guardias apostados en las murallas de la Ciudad y que caminaban alrededor de las calles. Se sentía la tensión en Antigua... aunque ningún ciudadano de a pie sabía muy bien qué era lo que se avecinaba, de que frente sería el golpe. Incertidumbre... la peor de las plagas. Para colmo me tocaba hacer una de las decisiones mas complicadas de mi vida: Mandar a mi esposa lejos de mi alcance. Era un día normal, pero oscuro para mí. Estaba sentado en nuestros aposentos, una de mis manos sostenía mi barbilla y miraba perdido el cielo diurno mientras masticaba el asunto. Mi barba había crecido un poco y me la debía cortar, al igual que mi cabello. Mis ojos habían comenzado a dar muestras de cansancio antes incluso de que nada terrible ocurriera... aún cuando comía con regularidad y hacía mis actividades diarias, incluyendo el ejercicio físico. Estaba por amputarme la parte más preciada de mi persona.

Había mandado el cuervo a Roca Castelry y había mandado llamar a Enery a mi encuentro. Era momento de comunicarle como venían las cosas. Aún así, sabía que ella no se lo tomaría para nada bien y, dado el carácter fuerte de mi esposa, probablemente no me lo hiciera fácil. Pero era mejor que estuviera lejos y a salvo que cerca y en peligro. Allí estaba, habiendo terminado de almorzar escuetamente y hablado con el Maestre Marteras hacía segundos, ordenándole que mande al puerto una solicitación para que un barcoluengo se preparara para partir a toda velocidad a Roca Castelry para ésa noche. También había mandado a decirle a Ser Lyonel Beesbury y 10 de sus mejores hombres que serían los encargados de escoltar a Enery en Occidente y que la guardarían contra viento y marea... con sus vidas si era necesario... además de que las criadas de Lady Hightower se encargaran de preparar las pertenencias que le sean indispensables de forma inmediata, a sabiendas que, si Enery se daba cuenta, montaría un escándalo con seguridad.

Por fin, tras una terna espera, la puerta de nuestra habitación se abrió, dejando entrar a la mujer mas bella de todo Poniente según mis ojos me lo indicaban. Le sonreí levemente y me incorporé para abrazarla y darle un beso en la frente.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Enery Hightower el Jue Mar 07, 2013 2:12 pm

La verdad es que, desde que habían regresado de la dichosa reunión todo había ido de mal en peor. Quiza Svenar creía que no me daba cuenta, pero era perfectamente consciente de que las cosas estaban mal, muy mal, que la amenaza Greyjoy era sin duda una fuerza a tener muy en cuenta, y eso, sumado a que no se sabía lo que haría Garlan...La atmósfera que se había instalado sobre la ciudad, tan tensa y temerosa, confirmaba mis pensamientos. No había hecho muchas preguntas al respecto, pues sabía que muchas no me serían contestadas, lo de siempre, para que no me preocupe, y eso me molestaba enormemente. Llevaba toda la mañana se no muy buen humor, pues a fin de cuentas, a mi todo aquello también me afectaba. Había estado persiguiendo a los Maestres y a los soldados que habían acompañado a Svenar a la reunión para ver si podía empezar a encajar las piezas. Algo les saqué, pues tenía habilidad para ello, pero no mucho, pues tampoco habían estado dentro de la sala de reuniones.

Y eso no era todo, había notado...movimientos extraños a mi al rededor, mis sirvientas se comportaban de forma extraña y me rehuían y no soltaban prenda...había sido Svenar, estaba segura. Mi escolta se comportaba de forma más protectora de lo habitual, no me dejaban en paz un segundo y había visto a Ser Layonel dar ordenes para preparar a más hombres. Intuía lo que estaba por pasar, y la idea no me gustaba en absoluto, ¿a que venía tanto secretismo?. Me molestaba que no se me informara de lo que pasaba y más estaba relacionado conmigo. Al final, me llamaron para que acudiera a ver a Svenar. Estaba claro que ya se había decidido a decirme a que venía todo aquello. Subí hasta nuestra habitación, con el único ser que no se había visto influido con todo aquello, Fang. Llame a la puerta y entré. No estaba bien, estaba desmejorado, preocupado, y no contarme nada no haría que me preocupase menos yo, si no más, y encima que me enfadase. Sonreí y le devolví el abrazo. Al sentarme, la seda azul claro de mi vestido crujió levemente.

-Muy bien- comenté sin andarme con rodeos y con gesto un tanto serio- ¿Ya me vas a contar que está pasando?¿o voy a tener que seguir revoloteando entre mis contactos hasta que me entere?. Sabes que acabaré enterándome- dije irguiéndome un poco, muy segura de mis palabras y con cierto orgullo y al final suspiré y le miré entre preocupada y triste... aunque seguía mosqueada- Son los Greyjoy, ¿verdad? ¿o Garlan? ¿o ambos? ¿tan mal está la cosa?-le hice una suave caricia en la mejilla con la mano- Puedes contármelo, ya lo sabes.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Mar 07, 2013 2:47 pm

Ahora que ella estaba en la habitación no sabía si hablar era más fácil o más difícil. Obviamente que podía confiar en ella... si no era en ella en quien?! Era obvio que algo se sospechaba y que su percepción no le había fallado... pero ahora era muy tarde, los preparativos estaban hechos. La miré entre cansado y encariñado y me senté en una mesa cercana, apoyando mi espalda en ella y cruzando los brazos, mirándola a ella directamente en frente mío, sentada en el lecho con Fang a su lado. "Si... no sabría decir que frente es el primero En..." comencé, tras todas sus palabras. "Garlan está empeñado en ir a la guerra por el norte contra la Corona, pero pierde de vista que una horda de Hombres de Hierro estarán en las costas del Dominio en poco tiempo... Está demasiado centrado... es un caballo con riendas, y ésas riendas las tiene Daemon Fuegoscuro... para colmo de males, los Isleños están "aliados" con Daeron, aunque estoy seguro que no son de confiar."

Hice un alto para ordenar mis ideas y frotarme los ojos. "Adrien está conmigo en ésto, junto con nuestros vasallos, pero no tengo idea si vamos a poder ser suficientes como para detener las tropas de los Greyjoy en nuestras tierras... menos aún las de Garlan al mismo tiempo, si el caso fuera a darse." Tome su mano entre las mías y se la acaricié "No estamos seguros si Altojardín piensa atacarnos... por las dudas no nos hemos confiado, pero mandé un cuervo a Tybolt Lannister para informarle de la situación y que lo mantendría al tanto..." hice la pausa antes de desatar la tormenta "Y le dije que te enviaría a tí a Roca Castelry para que estés a salvo del conflicto cuando se dé. No pienso discutir el asunto En, está todo decidido y preparado. Sales ésta noche para que menos gente te vea..." dije mirándola a los ojos y con voz firme y autoritaria. Por mucho que la amara, no podía permitirme tenerla cerca y en peligro.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Enery Hightower el Jue Mar 07, 2013 3:37 pm

Sentí una presiente presión en el pecho. Era casi me imaginaba, los Tyrell nos habían retirado su confianza, quizá nos vieran como una amenaza y nos atacarían...y los Greyjoy...eran piratas, nada bueno se podía esperar de ellos, aunque estuviéramos ambos de parte de Daeron, eso nos les impediría saquearnos y atacarnos. Presioné con suavidad su mano y apreté ligeramente los labios. Sin apartar mi preocupada mirada de su rostro, evité que se reflejara en el mis sentimientos y temores más profundos. Entonces dijo que me mandaría a la roca, y quizá lo que más me molesto no fue el contenido del mensaje en si, si no la forma en que me lo dijo... "No, no hay nada que discutir, por que no pienso irme". La expresión de mi rostro fue progresivamente cambiando a otra de disgusto, más seria, dura e inflexible. Quizá si me lo hubiera pedido de otra manera, si me hubiera comunicado antes sus intenciones...Apartè la mano y me puse en pie.

-¿Y tenías que hacer todos los preparativos a mis espaldas? ¿tenía que ser la última en enterarme de esto?-dijo muy seria y claramente indignada- No es justo, y yo pienso irme así por que sí. No se me ha perdido nada en Roca Casterly, mi sitio está aquí- dije con firmeza. No me había gustado que me lo ordenara y que me lo escondiera hasta aquel momento- No me voy, no puedes llegar y decirme simplemente que me empaquetas en unas horas para subirme en un barco y pretender que lo acepte tranquilamente. ¡Pues no, no quiero, no me da la gana y me da igual que mi hermano te apoye!.- me crucé de brazos, y la expresión de mi rostro dejó claro que estaba contrariada- ¿Hay algo más que quieras decirme?.

No solo me oponía su decisión por que me irritase que ni siquiera me hubiese consultado antes, no me gustaba que decidieran todo por mi siempre, si no también por que no quería separarme de él, me imaginaba encerrada en Roca Casterly, mano sobre mano, pensando que podía haberle pasado algo, y que no podía hacer nada para evitarlo...no es que estando pudiera hacer mucho igualmente, pero al menos no estaba lejos. Me quedé clavada en el sitio, mirandole son determinación, sin vacilar, iba a tener que trabajarse mejor los argumentos si quería que aquella charla acabara bien, o ceder.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Svenar Hightower el Jue Mar 07, 2013 6:15 pm

Allí comenzaba la ira del fulgor diáfano. Allí es cuando empezaba el desafío por parte de ella, su tozudez y su cabeza de piedra. Puse mis ojos en blanco un segundo mientras que ella soltaba todas sus negativas... algunas fundamentadas bajo su punto de vista pero todas sin ninguna importancia. No importaba cuanto se negara, su espalda no estaría en Antigua mucho tiempo más, no para que la lastimen, ni la violen ni nada. "Sabía que no lo aceptarías con tranquilidad desde ningún punto de vista, por éso es que tenía todo preparado con anterioridad..." dije con fría tranquilidad. Con Enery nunca levantaba la voz, las pocas discuciones que se dieron en nuestro matrimonio habían sido siempre pacíficas y civilizadas "Repito, ésto no es una discusión, es un hecho Enery, puedes no querer irte, y yo tampoco quiero que te vayas, pero definitivamente, cuando la guerra estalle en las puertas de Antigua, tú no estarás para que te asesinen o algo peor..." seguí, llendo a servirme una copa de vino.

Me dí vuelta con el vino en mano y la miré a los ojos "Crees que es sencillo para mí mandarte lejos? Que lo hago porque me encanta imponer mi autoridad? Porque se me da la gana?, No hermosa...." digo tomándo de la copa mi cerrando los ojos unos segundos. "Lo hago para estar seguro que, cuando todo pase, mi mujer va a estar a salvo y voy a poder tener un heredero con ella y Antigua verá un mejor mañana..." alegué, con frases no muy comunes en mi persona. Su expresión era de enojo y molestia, mis ojos reflejaban lo mismo, pero no necesariamente con ella. "En, me eres más útil viva que muerta, además de que te adoro como mi propia vida, no voy a entregarte a piratas y a caballeros sin nobleza ni palabra, y te necesito en la corte de Tybolt para que, cuando el momento llegue, hables con él para que marche al Sur, hacia aquí y el Dominio...." le hice saber, para que viera que no era un lastre, era de utilidad en el conflicto que se avecinaba. Me acerqué, dejando la copa en una mesa, y la tomé de la cintura, mirándola a los ojos.

"No me puedo dar el lujo de dejarte aquí cuando la catástrofe golpee. Puede que ganemos, si, pero tambien puede que perdamos. Si ése es el caso, neceisto que avises a Tybolt y que mande tropas antes de que seamos aplastados..." La miré y observé la dicotomía en sus ojos azules. "Te voy a escribir regularmente En, éso te lo prometo..." ella sabía lo mucho que para mí significaba dar mi palabra en algo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Enery Hightower el Sáb Mar 09, 2013 6:22 am

Nada de dagas ni tonterías, tenía que haberle pedido a mi hermano que me enseñara a usar una espada, a fin de cuentas, cuando sabes usar una, la gente te suele tomar más en serio... aunque una mujer con espada en el dominio no sería muy respetada. Yo misma tenía que ocultar a todos el hecho de que sabía manejar una simple daga. Él también podía morir en aquel conflicto, y me aterraba mucho más la idea de que le pudieran hacer algo a él, de perderle, que las salvajes torturas a las que pudieran someterme a mi. Estaba enfadada, estaba indignada, pero sobre todas las cosas estaba preocupada y asustada, por obstinaba especialmente en aquella discusión, y por lo que estaba escuchando, ninguno de los pensábamos bajarnos del burro. Apreté las mandíbulas y entrecerré los ojos al sentir como si un gran puño invisible de angustia estuviera apretándome el pecho. Podía entender su punto, a fin de cuentas no difería mucho del mio. Separé los labios dispuesta a seguir presentando batalla, pero me clavó un aguijón en un punto débil y volví a cerrar la boca, me crucé de brazos. Yo ya no contaba demasiado con tener hijos, llevaba mucho tiempo intentándolo y nada de nada, y toda aquella situación hacia que mejorase la perspectiva, sentía haber fallado totalmente en ese aspecto, fracaso, y encima no podía hacer al respecto, lo cual aumentaba mi nivel de frustración.

Me mordí el labio inferior por dentro. Sin desviar la vista ni un momento de él cuando se me acercó y me cogió por la cintura, apreté los labios cuando noté un leve temblor por el abatimiento y la frustración, y entorné los ojos. Me sentía mal, era una lucha interna entre el no querer ceder, el que podía entender su punto de vista y el miedo. Me encogí ligeramente y rehuí su mirada cuando noté que se me empezaban a llenar los ojos de lágrimas. Rápidamente, me aparté una lágrima en cuanto noté que se deslizaba por mi piel y parpadeé varias veces para contenerlas. Retrocedí un par de pasos hasta que me dí contra los pies de la cama y cuando me atreví, volví a mirarle. Veía un poco borroso, y pero aquella presión en el pecho se había intensificado, y la expresión contenida a duras penas de mi rostro amenazaba con venirse abajo. Negué con la cabeza, con la intención de seguir manteniendome en mis trece, pero se me escapó un leve suspiro de tristeza y sentí el deseo de salir corriendo de la habitación, pues era plata de mi gusto que me vieran en esas condiciones. Miré un momento hacia la puerta, incluso dí un paso hacia ella, pero también había algo que me impulsaba a quedarme allí.

Entonces, sin pensarlo, llevada por un impulso, recorté la distancia que nos separaba y le abracé. Respiré profundamente y suspiré. Un par de solitarias lágrimas se deslizaron por mis mejillas, aunque no estuviera haciendo ningún ruido. Tras unos segundos en que el nudo de la garganta me dejó hablar de nuevo...

- No es justo...Yo también quiero poder enviarte lejos- volví a mirarle a la cara con los ojos húmedos y le besé como si no existiera el mañana.- Te haré caso...- susurré al separarme- Pero como te hagan algo...-es mis ojos se adivinó un resplandor furioso e implacable que terminó la frase por mi- Y si me voy...será bajo mis propias condiciones- aseveré muy segura. Le iba a pedir un ejercito de Maestres que me ayudaran a elegir libros. No podía llegar a Roca Casterly tal cual.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Svenar Hightower el Sáb Mar 09, 2013 5:02 pm

Verla en ésa situación era en especial doloroso para mí. Era un hombre sólido, que raras veces mostraba sus sentimientos hacia los demás. Mi cara era inmutable y mis actitudes, a menos que me conveniera lo contrario, eran cortantes y secas, pero ella era una clara debilidad. Mis ojos se cerraron y respiré profundamente cuando la ví tan indecisa, indefensa... llena de impotencia. Pero que podría hacer? No había mucha elección allí... no podía decirle que se quedara en el Faro y que pudiera ser lastimada. Ambos estábamos en la misma situación al fin y al cabo. Ella no quería que yo recibiera daño, pero yo tampoco quería que ella lo hiciera. El deber me impedía dejar mi ciudad y mis promesas me mantenían atado a mi gente. No escaparía... y ella no lo haría tampoco, sólo estaba ayudándome en todo ésto.

Por éso, cuando se acercó a abrazarme, lo hice con mucho gusto, mi rostro todavía impasible y con una pequeña sonrisa. Enterré mi cabeza en su cuello y le di varios besos en las mejillas. "No me ocurrirá nada, Adrien y yo nos cuidaremos las espaldas mutuamente." Le sonreí y la besé, ésta vez con amor y pasión, abrazándola por la cintura. Al separarnos enarqué una ceja, más sonriente. "Me pregunto que condiciones serán..." dije, sabiendo el hambre por el conocimiento que tenía mi mujer. Probablemente se quisiera llevar una biblioteca a Antigua. "Dime que quieres, hermosa. Si el viaje va a ser más agradable con ello, pues mejor que te lo lleves antes ques se quede aquí juntando polvo..." añadí, seguro de lo que me estaba por pedir.

Justamente, y ahora que me acordaba, tenía que hablar con unos maestres ése mismo día para acordar cierto... "trato" que tenía con Garlan Tyrell de enviar curanderos a las Tierras de Las Tormentas con Valerie Baratheon. Los enviaría sí, pero con expresas instrucciones de mantenerme informado a mí y en secreto a través de cuervos sobre las actividades de ésa zona.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Enery Hightower el Dom Mar 10, 2013 12:57 pm

Suspiré. Ya se iba serenando mi espíritu, pero por supuesto seguía sin estar del todo conforme con la idea de marcharme...sin embargo mis opciones eran limitadas. Le dí otro suave beso en los labios y esbocé una débil sonrisa, pensaba empezar a cobrarme el disgusto en aquel preciso momento. Parpadeé para contener algunas lágrimas que amenazaban con escaparse y me sequé las del rostro.

-Quiero que convenzas a los Maestres, a los que no les acaba de gustar verme en las bibliotecas, de que me ayuden y dejen de esconderme libros que creen que no debería leer. Podría encontrarlos por mi cuenta, pero ahora no tengo tiempo para discutir sobre el asunto con ellos. Y seguro que tenemos un montón de libros de libros que no figuran en las bibliotecas de Roca Casterly.- me aclaré la garganta y me senté en el borde de la cama de nuevo- Recuerdo cuando estuvo aquí hace unos años. A pesar de ser tan joven su capacidad intelectual estaba a la altura de muchos eruditos que le doblaban la edad, y aprendía en la mitad de tiempo...Estoy segura que cuando su padre se lo llevó de aquí le hubiese gustado echar un vistazo a varios libros más.- entrelacé las manos sobre mi regazo y le miré tranquilamente y algo misterioso, como quien trama algo- He pensado que podría llevarle unos cuantos después de tanto tiempo sin vernos. Sería lo más adecuado según el protocolo, después de todo le estamos pidiendo que me acoja.- ladeé ligeramente la cabeza y empecé a juguetear con un hilillo suelto de la colcha distraidamente- Pero claro...como no me has avisado antes- comenté poniendo énfasis en el antes- pues voy con el tiempo justo. Así que, si mi maridito me hace el favor de ayudarme a buscar los libros...- le miré de forma risueña y encantadora, con mis grandes ojos azules y una expresión mimosa. Me puse en pie de nuevo y le rodeé el cuello con los brazos y rocé con mi aliento sus labios- Y además quiero algunos para mí- dejé caer- Y quiero llevarme a un Maestre conmigo, a algunos les agrado y me dan conversación interesante.- sonreí y le dí un pequeño y amoroso beso.

Sabía que accedería, a fin de cuentas muchas veces le había pedido cosas semejantes, y otras tantas lo había hecho por su propia cuenta sin que tuviera que pedirle nada. Y alguna vez me habían acompañado uno o dos Maestres a algún viaje que había hecho, sobre todo un eurdito un tanto excéntrico aficionado a los cuervos blancos por que tenía algún tipo de problema con el negro.

-Te pasaré una lista con varios libros que tengo pensados y...¿Podrías pedirles que buscaran libros sobre estrategia militar? sobre todo relacionados con batallas, conquistas y asedios en Occidente, y si puedes concretar más a Roca Casterly mejor. Sobre todo sobre Lann el Listo y como tomó la Roca. Pero te limites a eso, busca también de todo Poniente en general, que de información sobre las unidades especiales y estilos de cada zona... Bueno, que te voy a decir yo, si tu sabes más sobre esto.- dije con fingido entusiasmo.

Le volví a abrazar y me quedé un rato entre sus brazos, aunque le volvería a ver por la noche, cuando me marchase. Le miré a los ojos con una mezcla de tristeza y resignación y me despedí de él hasta la noche. Tenía muchas cosas que preparar, tenía que buscar libros sobre metalurgia aleaciones...el arte de la herrería y la fundición en general, e incluso algún escrito sobre el acero Valyrio, aunque el secreto de su fabricación se había perdido con la caída de su nación, los herreros de la Roca eran famosos por su habilidad, por lo que podrían fundir el ya existente y forjar armas nuevas o incluso completar la formula...aunque eso sería muy difícil, larga y costosa, era algo que los Maestres guardan con celo. También quería unos cuantos libros de astronomía y alquimia para mi, además de llevar algún escrito sobre Essos, que no solían ser muy habituales, al menos los realmente buenos.

Suspiré al salir de la habitación, esperaba que la tarea que tenía por delante, alejara mi mente del terrible pesar que me producía la idea de alejarme de la persona a la que amaba.

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando el faro pierde su luz...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.