Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Whisper of Locket - Foro Harry Potter 3ª G - [AFILIACIÓN NORMAL]
Vie Mar 20, 2015 10:13 pm por Invitado

» SONS OF ANARCHY | NORMAL
Lun Oct 13, 2014 8:57 am por Invitado

» University of Cambridgre +18 # Nuevo
Mar Abr 08, 2014 11:45 pm por Invitado

» Spelling a Spell - Nuevo! {Afiliación Elite}
Vie Ene 24, 2014 4:39 pm por Invitado

» Life in NEW YORK +18 - Tumblr Promocional
Sáb Ene 04, 2014 11:07 pm por Invitado

» Naruto New World (A.Élite)
Lun Dic 09, 2013 2:37 pm por Invitado

» Looking For You
Dom Dic 08, 2013 12:26 pm por Invitado

» Anime Rol [Élite]
Miér Nov 13, 2013 10:10 pm por Invitado

» O.W. {Foro rol Naruto/Inuyasha-Yaoi/Yuri/Hetero} normal
Vie Oct 25, 2013 3:16 pm por Invitado

valar morghulis by sansarya on Grooveshark




Photobucket OPPUGNO THE LIGHTS Guardianes BelovedHogwarts Image and video hosting by TinyPic Age of Dragons The Hunger Games RPG Diagon Alley RPG Never After Fateful  Memento the game is on Dirty Passion Ashley Image and video hosting by TinyPic Darkest Night: El foro de rol de DC Comics Cruel Intentions Voldemort Returns TA 'Ndrangheta Game of Thrones Allegiant Rol Time Of Heroes Stanford University the game is on Lacim Tenebris
Este foro está basado en la saga de George R.R. Martin titulada "Canción de Hielo y Fuego", además sacamos contenido de diversas webs relacionadas como Asshai.com o de Hielo y Fuego Wikia. También traducimos expresamente artículos relacionados de Westeros.org para utilizarlos en Valar Morghulis. Los gráficos, plantillas, reglas y personajes cannon fueron creados por los miembros del Staff por lo que poseemos derechos reservados. No intentes plagiar o tomar algo sin habernos notificado o nos veremos forzados a tomar las medidas necesarias y a efectuar las denuncias correspondientes a Foroactivo.

Daven Lannister

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Daven Lannister

Mensaje por Daven Lannister el Jue Ene 17, 2013 6:01 am

Daven odiaba el puerto de Lannisport. El bullicio le impedía pensar, el olor a rata muerta lo ahogaba y cada ráfaga de viento depositaba medio Mar del Ocaso sobre él. Sacó su pañuelo, con intención de secarse la cara por enésima vez, pero al ver lo húmedo que estaba torció el gesto y lo tiró al suelo. Una gaviota lo cogió con el pico, pensando que era alguna nueva especie de crustáceo, y se alejó volando, tan ufana por su captura que, para celebrarlo, defecó sobre una vieja prostituta que enseñaba en vano sus flácidos senos a todos los marineros que pasaban.

"Odio el puerto de Lannisport".

Lord Brax se había alejado mientra él contemplaba la escena, así que tuvo que echar a correr durante un trecho para alcanzarlo. Al parecer, el viejo señor ni se había percatado de que no estaba con él, y seguía declamando su furiosa perorata.

-...ni en los tiempos de tu padre, ni en los de tu abuelo! ¡Nunca! ¡Si usamos el puerto de Lannisport es porque aquí eso no pasa NUNCA!

-Mi señor, os aseguro que... -intervino Daven, con voz conciliadora.

-¡NUNCA! Pero claro, es que tu padre y tu abuelo eran hombres hechos y derechos, ¡y tú eres un... un... un IMBERBE que ni siquiera es capaz de mantener seguro el puerto!

A juzgar por su larga y cuidada barba cana, "imberbe" era uno de los peores insultos en el repertorio de Lord Brax. Cadoc alejó la mirada, visiblemente incómodo.

-Señor, siento mucho lo que ha ocurrido, pero si... -intentó responderle de nuevo.

-¡Pues si tú no sabes hacerlo dile a tu madre que venga aquí y ponga orden! ¿No es ella quien gobierna la ciudad en realidad? ¡Y no me extraña, porque será una mujer, pero tiene más huevos que tú! -Lord Brax se giró hacia él, por primera vez en un buen rato, y lo miró desafiante.

Daven agachó la cabeza.

-Lord Brax, os ruego que me permitáis explicaros lo que...

El viejo noble bufó y siguió andando, con largas y furiosas zancadas.

-¡Si ni siquiera eres caballero! ¿Y a qué te dedicabas antes de ser el peor señor que ha tenido esta ciudad? ¿Tu madre te enseñaba a coser y a bailar? ¿Para el día en que te pusieras un vestido de encaje y te casaras con un príncipe?

No era fácil enfadar a Daven, y menos aún con insultos tan burdos. En lugar de eso, palideció y bajó aún más la mirada.

-Señor... -intentó empezar de nuevo.

-¡CÁLLATE YA! -le gritó, poniéndole un dedo tan cerca de la cara que estuvo a punto de metérselo en el ojo- ¡No quiero tus excusas ni tus disculpas! ¡Quiero mis barriles de vino!

Habían llegado al fin al muelle asignado al barco mercante propiedad de Lord Brax. Se apilaban allí un par de docenas de cajas y seis barriles de vino, marcados con el emblema de los Redwyne, que al parecer eran menos de los que Lord Brax querría que hubiera. Se puso junto a ellos y los señaló con expresión triunfante, como si la sola existencia de los barriles demostrara que él tenía toda la razón y que, además, Daven era un inútil.

-Compré diez barriles. ¡DIEZ! Diez barriles salieron del Rejo, y diez barriles llegaron a Lannisport esta misma tarde. ¡Y AHORA HAY SEIS! ¿Dónde está mi vino? ¡¿Eh?!

Daven carraspeó y se aflojó el cuello del jubón, mirando hacia todas partes y hacia ningún sitio.

-Lord Brax, puede que el capitán os haya... -sugirió en voz baja.

-¡NO, NO ME HA ROBADO, PORQUE ES MI HIJO! ¿Y sabes por qué mandé a mi hijo en el barco, y por qué he venido yo en persona desde Valcuerno a recoger el vino? ¡PORQUE ES LA SEGUNDA VEZ QUE PASA! -aulló Lord Brax, regándolo con una lluvia de perdigones- ¡ES LA SEGUNDA VEZ QUE ROBAN MI VINO EN TU PUERTO!

El joven señor pareció desarmarse.

-Lord Brax, os... os lo pagaré de mi bolsillo. Pasad por el castillo mañana a primera hora y... -farfulló

-¡CLARO QUE LO HARÁS! ¡Pero lo que quiero es no tener que venir aquí a arreglar las cosas cada vez que uno de mis envíos pase por tu puerto! ¡Porque conocí a tu padre, y conocí a tu abuelo, y créeme, muchacho, tú eres el ser más incapaz que la familia Lannister ha dado desde los tiempos en los que Tybolt el Cojo...!

Daven dejó de escucharle; se limitó a asentir a intervalos y a parecer muy consternado mientras el viejo noble seguía gritándole. Ya habían llegado a un acuerdo; solo estaba terminando de desahogarse.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El burdel al que Daven acababa de entrar no era de los mejores ni de los peores de Lannisport. Ni el que tenía más chicas, ni el que las tenía más bonitas, ni más feas, ni de más rincones del mundo. Era uno más. Su única particularidad era encontrarse en una zona muy poco transitada, cosa que no era nada buena para los negocios, pero sí era ideal cuando se pretendía celebrar reuniones discretas.

-Mi señor -le recibió, a la vez que hacía una profunda reverencia, el hombre corpulento y visiblemente armado que hacía guardia en el vestíbulo.

Sin dignarse a dirigirle la palabra, se soltó el broche, dejando caer la capa al suelo para que él la recogiera, y avanzó con decisión hasta una pequeña estancia de la que salía la débil luz de una vela. Cerró la puerta y saludó con una breve inclinación a Alester Brax, el primogénito del lord y heredero de Valcuerno, que le esperaba dentro.

-¿Ha ido todo bien? -le preguntó mientras tomaba asiento.

Alester, un tipo no muy agraciado pero fuerte y enérgico que se aproximaba ya a la treintena, asintió.

-El carcamal está muerto. Lo apuñalaron en un callejón del puerto, poco después de que os separarais. Para robarle, supongo, ¿no crees? -dijo esbozando una desagradable sonrisa- Lannisport es una ciudad peligrosa, podrían matar a cualquiera por cualquier cosa. Y el muy imbécil siguió mi consejo de no traer escolta, por supuesto.

Daven le devolvió la sonrisa. Escanció vino y alzó su copa.

-En ese caso permitidme ser el primero en felicitaros por la herencia que acabáis de recibir. Por Lord Alester Brax, señor de Valcuerno.

Alester rió quedamente y brindó con él. Daven apenas se mojó los labios; no solía beber vino, no le gustaba perder el control.

-¿Estás seguro de que los tipos que me diste para hacerlo no dirán nada a nadie? Porque el imbécil de mi hermano adora al viejo. Bueno, lo adoraba. Si le llega cualquier rumor de que pasó algo sucio, sobre todo si se menciona mi nombre, se lo va a creer... y vete a saber lo que hará.

-Son de mi plena confianza -le aseguró Daven-. No tenéis nada que temer, sus bocas están selladas.

El nuevo Lord Brax asintió, pero su expresión dejaba claro que seguía dándole vueltas a alguna otra cosa.

-¿Os preocupa algo, querido amigo? No os lo guardéis, contádmelo -le interpeló Daven con una voz cálida que inspiraba confianza.

Alester bebió un traguito de vino y preguntó, mirando con curiosidad a su interlocutor:

-¿Qué sacas tú de esto? No lo pensé cuando me explicaste el plan, pero... te estás arriesgando, y estás ensuciando el nombre de Lannisport con un asesinato. ¿A cambio de qué?

Daven sonrió con amabilidad.

-A cambio tengo a un amigo en el trono de Valcuerno. Y... bueno, también está lo otro. Qué le voy a hacer, me gusta el dinero -confesó.

Alester soltó una risotada y le tendió una bolsa repleta de monedas, que Daven aceptó y se guardó sin abrirla.

-Todo el dinero de la venta de los barriles, no falta ni una moneda -comentó Alester-. Ese mercader del que me hablaste me dio un buen precio y no hizo ninguna pregunta.

Daven asintió complacido y alzó la copa de nuevo.

-Si ya te has quedado tranquilo, brindo porque nuestra amistad sea larga y fructífero. Tengo mil proyectos en los que podemos colaborar, mi querido Lord Brax.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-¡Milord! -gritó el capitán de la guardia, irrumpiendo en su habitación.

Daven se incorporó en el lecho, frotándose los ojos. Era noche cerrada.

-¡Señor, Lord Brax ha sido asesinado! -Daven ahogó un grito, mientras se levantaba a toda prisa.

-Y es peor que eso, señor. Lo mató... lo mató su hijo. Hay docenas de testigos, señor.

-...¿¡qué!? Oh, por los Siete. Es... es... terrible -balbuceó Daven. Trastabilló al intentar ponerse los calzones y estuvo a punto de caerse de bruces-. ¿¡Pero por qué!?

-Lo que se dice en la calle, señor, es que le estaba robando. Todos le vieron hoy mismo vendiendo barriles de vino de Lord Brax. Así que supongo que su padre lo descubrió todo, y que por eso el hijo decidió matarlo, señor -concluyó el capitán, con su habitual facilidad para llegar a la conclusión más espantosamente obvia y no ir más allá.

-Por los dioses... Estuve hablando con Lord Brax esta misma tarde. ¿Y ahora está...? -se sentó en la cama y hundió el rostro en las manos.

El capitán esperó educadamente unos segundos, antes de carraspear y preguntar:

-Lord Lannister, ¿qué ordenáis?

El joven señor apartó las manos. Sendas lágrimas le caían por las mejillas.

-Apresad a ese monstruo. Cargadlo de cadenas y llevadlo a Valcuerno -ordenó, con la voz casi quebrada-. Creo que... creo que Lord Brax tiene otro hijo. Le escribiré una carta contándole lo que ha pasado. Pasaos a recogerla antes de partir. Dioses...

El capitán de la guardia hizo una reverencia y salió de la habitación. Daven se limpió las lágrimas con su nuevo pañuelo, se estiró y sacó de un cajón la carta, escrita el día anterior, con la que se ganaría la amistad eterna del nuevo señor de Valcuerno, un hombre mucho más inocente, bondadoso y de confianza que su hermano mayor. Y al que necesitaría en el futuro para algo muy concreto.

El plan de Daven continuaba su curso.


Última edición por Daven Lannister el Dom Feb 17, 2013 12:36 pm, editado 2 veces

Volver arriba Ir abajo

Re: Daven Lannister

Mensaje por Nathair Arryn el Jue Ene 17, 2013 6:58 am

Personaje otorgado, puedes hacer la ficha.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.